Información sobre los escorpiones

escorpiones arachnida informacion sobre

Los escorpiones son conocidos arácnidos depredadores que incluso tienen su orden propio: Escorpiones. Tienen ocho patas y son fácilmente reconocibles por el par de pedipalpos que sujetan y la cola estrecha y segmentada, que a menudo termina en una curva característica hacia adelante sobre la espalda, alojando en la punta un aguijón venenoso. Los escorpiones se han adaptado a una amplia gama de condiciones ambientales y se pueden encontrar en todo el mundo, excepto en la Antártida. Están estrechamente relacionados con las arañas, los ácaros y las garrapatas. En total, se sabe que existe una cantidad aproximada de 1.750 especies, con sólo 25 especies conocidas que tengan veneno capaz de matar a un ser humano. Las picaduras causadas por escorpiones que no son venenosos pueden resultar molestas, pero en en general son inofensivas para los humanos. Para las picaduras de especies encontradas en Europa, normalmente no se necesita tratamiento para adultos sanos, aunque se debe buscar atención médica para los niños y los ancianos. Las picaduras más dañinas de las especies que se encuentran en América del Sur, África y Asia occidental sí pueden requerir atención médica.

escorpiones arachnida informacion sobre

Descripción y distribución

Los escorpiones son fácilmente reconocibles con la ayuda de 2 características que los hace inconfundibles con otros insectos: los dos pedipalpos -los pedipalpos son el par de garras gigantes, de tamaño desproporcionado que tienen al frente; y la cola estrecha y segmentada, que generalmente se curva hacia adelante sobre la espalda y que termina con un aguijón venenoso. El cuerpo de un escorpión también está cubierto por un exoesqueleto fuerte, duradero y aún así flexible, hecho de quitina. Proporciona protección, ayuda a los escorpiones en la respiración y detiene la pérdida de agua, que es fundamental en el caso de aquellas especies que viven en ambientes áridos. Dependiendo de la especie, los escorpiones varían en tamaño desde los 9 mm (Typhlochactas mitchelli) hasta 23 cm (Heterometrus swammerdami).

El cuerpo del escorpión se divide en 2 segmentos principales: la cabeza (el cefalotórax o el prosoma) y el abdomen (el opistosoma), que se subdivide en: el preabdomen (mesosoma) y el posabdomen o la cola (el metasoma).

El prosoma incluye los ojos, las piezas bucales (queliceras), los pedípedos, el caparazón, así como 4 pares de piernas. Los escorpiones tienen 2 ojos en la parte superior de la cabeza y de 2 a 5 (según la especie) pares de ojos a lo largo de las esquinas delanteras de la cabeza. Sin embargo, a pesar de esto, los escorpiones no pueden ver muy bien, aunque la sensibilidad de sus ojos se encuentra entre las más altas de todos los artrópodos. Los pedipalpos son apéndices segmentados, que terminan en garras y se usan para inmovilizar presas, para defenderse y para detectar el ambiente que los rodea, ya que no se usan las patas.

El mesosoma se compone de 7 segmentos. El primer segmento contiene los órganos reproductivos y el segundo segmento los órganos sensoriales, mientras que los segmentos tres a siete llevan los órganos respiratorios. El abdomen es también el lugar donde se unen los 4 pares de patas con garras. El escorpión se mueve así con la ayuda de estructuras sensoriales en estas 8 patas; Estas estructuras son las pectinas: pelos sensoriales finos que detectan las vibraciones.

El metasoma está formado por 5 segmentos, más la picadura o punta del aguijón (el telson), que a su vez está compuesto por una vesícula (que contiene las glándulas venenosas) y un aculeus hipodérmico (que inyecta el veneno). Algunos escorpiones pueden nacer con dos colas, pero esto es raro, y es una anomalía genética, no una especie diferente como algunos piensan.

Las especies de escorpiones presentan una variedad de colores que les permiten mezclarse con las áreas circundantes. Pueden ser de color negro, marrón o incluso tener un tinte verde. Cuando se exponen a ciertas longitudes de onda de la luz ultravioleta, se sabe que los escorpiones brillan con una fluorescencia de color verde azulado vibrante, debido a la presencia de sustancias químicas fluorescentes en la cutícula.

En lo que respecta a la distribución de escorpiones en todo el mundo, se pueden encontrar en las principales masas terrestres, excepto en la Antártida. Anteriormente faltaban en Gran Bretaña, Japón, Corea del Sur, Nueva Zelanda y algunas de las islas de Oceanía, pero ahora se han introducido accidentalmente en algunos de estos lugares por el comercio y el comercio humano. En el hemisferio norte es donde se pueden encontrar en su mayor diversidad, ya que prefieren las áreas subtropicales entre las latitudes 23 ° N y 38 ° N. se pueden encontrar en áreas como cada hábitat terrestre, incluidas las montañas de gran altitud, cuevas , o pueden ser terrestres, arbóreas, litofílicas (amantes de las rocas) o psammophilic (amantes de las arenas). Los escorpiones prefieren áreas donde las temperaturas oscilan entre 20 y 37 ° C (68 a 99 ° F), pero pueden sobrevivir a temperaturas que van desde muy por debajo de la congelación hasta el calor del desierto. Son nocturnos y excavadores, encuentran refugio durante el día en el fresco relativo de los hoyos subterráneos o la parte inferior de las rocas y emergen por la noche para cazar y alimentarse. Los escorpiones exhiben un comportamiento fotofóbico, lo que significa que permanecen fuera de la luz, principalmente para evadir la detección de depredadores como aves, ciempiés, lagartos, ratones, zarigüeyas y ratas.

Información sobre cría y alimentación

La mayoría de las especies de escorpión tienen individuos tanto femeninos como masculinos, que se reproducen sexualmente. Esto ocurre a través de la transferencia de un espermatóforo del macho a la hembra, una transferencia precedida por varios rituales de cortejo y apareamiento. El macho deposita el espermatóforo en un lugar adecuado, y luego guía a la hembra sobre él. Esto permite que el espermatóforo ingrese a su opérculo genital, liberando una vez dentro de la hembra el esperma, y quedando ésta así fertilizada. Todo este proceso puede durar de 1 a 25 horas, la mayor parte del tiempo del cual se dedica a que el macho encuentre un lugar adecuado para depositar el espermatóforo antes de comenzar los rituales de apareamiento.

Sin embargo, otras especies (Hottentotta hottentotta, Hottentotta caboverdensis, Liocheles australasiae, Tityus columbianus, Tityus metuendus, Tityus serrulatus, Tityus stigmurus, Tityus trivittatus, Tityus urugayensis, etc.), se reproducen a través de Parusus. Esta es una forma de reproducción asexual, en la que el crecimiento y el desarrollo de los embriones se producen sin la fertilización.

El número de crías puede oscilar entre 2 y 100, dependiendo principalmente de la especie, así como de las condiciones ambientales. En promedio, sin embargo, una camada contará alrededor de 8 escorpiones. Los investigadores han tenido problemas para determinar la vida útil general de los escorpiones, principalmente debido a que son muy difíciles de rastrear. Por lo tanto, todo lo que se sabe es que los escorpiones pueden vivir en cualquier lugar entre 6 meses y 25 años.

A diferencia de la mayoría de las especies de la clase Arachnida, que son ovíparas, los escorpiones son ovovivíparos. Esto significa que los jóvenes son dados a luz, uno por uno, solo una vez que ‘’nacen’’ o, mejor dicho, eclosionan dentro de su madre. Tienen la apariencia de adultos pequeños, excepto que son blancos, de cuerpo blando y no pueden picar ni alimentarse. Por lo tanto, las crías se llevan en la espalda de la hembra hasta que hayan sufrido al menos una muda, ya que no pueden sobrevivir solas hasta ese momento. Después de esto, generalmente se dispersarán, pero en algunas especies permanecen cerca de la hembra durante 2 años. El desarrollo está acompañado por mudas periódicas de su exoesqueleto. Típicamente, se requieren de 5 a 7 mudas para alcanzar la madurez, lo que ocurre en 2 a 3 años, con excepciones en algunas especies, en las cuales la maduración puede durar desde 6 meses, hasta 7 años.

Los escorpiones son depredadores oportunistas que comen principalmente artrópodos pequeños, aunque las especies grandes también consumen lagartos y ratones. Cazan con la ayuda de sus pinzas y cola, aunque las técnicas de caza varían de una especie a otra. Algunas especies se agazapan y esperan escondidas en su madriguera, a que la presa se adentre en el rango de sus pinzas. Las pinzas están recubiertas con pelos táctiles muy sensibles; Cuando la presa los toca, las pinzas se contraen automáticamente, atrapándola. Otros escorpiones buscan activamente a su presa, persiguiéndola incansablemente; por último, algunas especies cavan agujeros en la arena -las famosas trampas de escorpiones-. Dependiendo de la especie y características como la toxicidad del veneno y el tamaño de las garras, los escorpiones inyectarán la presa con veneno o simplemente la aplastarán.

Curiosamente, los escorpiones tienen digestión externa. Debido a esta capacidad de almacenar alimentos antes de consumirlos, los escorpiones pueden comer una gran cantidad de alimentos en una sola vez. Por lo general, cazan una vez cada 2 ó 3 semanas, pero pueden sobrevivir largos períodos de tiempo, hasta entre 6 y 12 meses, sin comida. Cuando los alimentos escasean, los escorpiones también pueden reducir su metabolismo hasta un tercio de su tasa típica, por lo que consumen menos oxígeno y pueden vivir con tan solo un insecto por año.

Las plagas de escorpiones

Los escorpiones también desempeñan un papel importante en el ecosistema del que forman parte, al mantener bajas las poblaciones de insectos. En algunas partes del mundo, los escorpiones se consumen como comida, como en algunas partes de China, donde el escorpión frito es un plato tradicional. El veneno de escorpión también se usa con fines medicinales en el sur de Asia, especialmente en la elaboración de antídotos. Incluso se utiliza en la industria farmacéutica moderna, especialmente en dermatología.

Sin embargo, los propios escorpiones pueden constituirse como una de las plagas domésticas más comunes, generalmente en el sur de los Estados Unidos, específicamente en regiones desérticas. Por lo general, no dejan huellas y resulta difícil seguir su rastro. Normalmente el avistamiento del mismo es el único modo de detección. En interiores pueden convertirse en un problema, ya que si su número crece y el alimento escasea, decidirán abandonar sus hábitats al aire libre en busca de un mejor lugar para vivir donde se puedan encontrar más fuentes de alimentos. Los escorpiones no son agresivos con el ser humano ni tienen tendencia a picar a la gente. Su inclinación natural es huir o adoptar una postura de amenaza cuando se les molesta. La mayoría de casos en los que sucede una picadura se dan en situaciones en las que el escorpión es aplastado contra la piel, ya sea voluntaria o involuntariamente (si nos sentamos o apoyamos una parte del cuerpo sobre un escorpión oculto o semi-oculto; o si intentamos matarlo aplastándolo con nuestras manos. También debemos ser cuidadosos al introducir manos y pies en prendas que han estado expuestas, como guantes o zapatos, ya que puede que un escorpión se haya refugiado en su interior.

Para prevenir una picadura de escorpión, siempre se deben seguir los siguientes pasos:

Usar manga larga y pantalón largo

Usar guantes de cuero

Sacudir tu ropa o zapatos antes de ponértelos.

Las personas con antecedentes de reacciones alérgicas graves a picaduras o picaduras de insectos deben considerar llevar un autoinyector de epinefrina (EpiPen) y usar un brazalete o collar de identificación médica que indique su alergia.

Todas las especies de escorpiones poseen veneno, aunque en diferentes cantidades y niveles de toxicidad. Su veneno es una mezcla de compuestos y se piensa que se adapta al estilo de vida del individuo. Como tal, cada uno de estos compuestos causa un efecto diferente y se cree que posiblemente esté dirigido a un animal específico (crustáceos, vertebrados, etc.), ya sea debido a la caza o como un medio de protección frente a posibles depredadores. Cuando se inyecta, el veneno ataca las células nerviosas de la víctima, causando parálisis. Generalmente de acción rápida, se usa principalmente para matar o paralizar presas, pero también para defenderse de los depredadores. Los escorpiones utilizan el veneno con moderación, ya que se necesita mucho tiempo y energía para producirlo. Como se mencionó anteriormente, solo 25 especies tienen un veneno que es lo suficientemente fuerte como para matar humanos. Existen ciertos animales (algunos de los cuales son depredadores de escorpiones) que son resistentes o inmunes al veneno del escorpión, como los suricatos y mangostas, además del escorpión en sí, que es resistente a su propio veneno.

En caso de que estés tratando con un escorpión, o simplemente quieras prevenir una infestación, asegúrate de controlar otras plagas que se desplazan en tu casa o patio, ya que el primer paso importante para deshacerte del problema del escorpión es deshacerte de otros insectos que puedan constituir una fuente de alimento para ellos. Puede encontrar más detalles sobre la prevención de escorpiones, así sobre cómo librarte de una plaga de escorpiones en nuestros artículos relacionados.

¿Tienes una pregunta?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

HAZ UNA PREGUNTA