Información sobre los ácaros del polvo

acaros del polvo dermatophagoides pteronyssinus informacion sobre

Los ácaros del polvo son pequeños artrópodos que pertenecen a la subclase Acari (también conocida como Acarina), concretamente a la clase Arachnida. Son muy comunes en los hogares, de ahí su nombre, y se sabe que han vivido en la Tierra durante más de 23 millones de años. Las dos especies más comunes de ácaros del polvo doméstico son el ácaro del polvo doméstico norteamericano (Dermatophagoides fariane) y el ácaro del polvo doméstico europeo (Dermatophagoides pteronyssinus).

acaros del polvo dermatophagoides pteronyssinus informacion sobre

Descripción y distribución

Los ácaros pueden describirse como arañas microscópicas, ya que tienen cuerpos semitransparentes de forma ovalada, de color blanco cremoso translúcido, con rayas muy finas. No tienen alas y presentan pelo en el cuerpo y las piernas. Típicamente, los adultos miden alrededor de 0.4 milímetros de longitud y 0.2 – 0.3 milímetros de ancho, mientras que los jóvenes son aún más pequeños.

Debido a su tamaño, son muy difíciles de detectar a simple vista; de hecho, para identificarse correctamente, es necesario un aumento de la imagen de al menos 10 veces. Por lo tanto, si crees estar viendo un ácaro sin una lupa, probablemente se trate de una especie completamente diferente, y no un ácaro del polvo doméstico.

Como se mencionó anteriormente, los ácaros del polvo son una especie cosmopolita que habita en todos los hogares humanos, viven en colonias y prosperan en los ambientes húmedos que brindan las habitaciones, como dormitorios y cocinas. Más específicamente, sobreviven bien en la ropa de cama (almohadas, edredones, sábanas, mantas, etc.) colchones, tapicería, peluches, cortinas, alfombras (especialmente las de fibras largas) y muebles; se adhieren a las fibras y viven cómodamente, hasta el punto en que un solo gramo de polvo puede contener entre 100 y 500 ácaros.

A pesar de que prefieren el calor y la humedad, la existencia de ácaros del polvo no se limita a los climas húmedos; una temperatura de entre 18 y 26 ° C y un nivel de humedad superior al 50% generalmente constituyen un ambiente perfecto, pero se pueden encontrar incluso en climas secos y en altitudes elevadas, sobreviviendo y reproduciéndose con relativa facilidad en alfombras y ropa de cama (especialmente almohadas), ya que estos son los objetos que más a menudo entran en contacto con la humedad humana y la retienen.

Cría y alimentación

La vida de un ácaro del polvo doméstico consta de cinco etapas principales: huevo, larva, tritoninfa activo, tritoninfa pasivo y adulto. La transición entre etapas pasa por la muda; En ambientes apropiados, todo el desarrollo, desde el huevo hasta el adulto, puede ocurrir dentro de un mes. Los ácaros del polvo machos viven entre 10 y 19 días, mientras que los ácaros del polvo hembras viven más tiempo, hasta 70 días, poniendo entre 60 y 100 huevos en las últimas 5 semanas de vida.

Los ácaros del polvo se alimentan de diferentes tipos de detritus orgánicos, incluidos (entre otros) mohos, hongos, bacterias, ácaros muertos, polen e incluso células muertas de la piel, estas últimas pueden considerarse su alimento favorito. Un ser humano arroja aproximadamente de 0,3 a 0,4 kg de células cutáneas por año, lo que es más que suficiente para alimentar a un millón de ácaros del polvo doméstico. Al igual que muchos animales descomponedores, seleccionan alimentos que ya han sido parcialmente descompuestos por hongos (generalmente mohos). Su digestión también es incompleta, ya que los intestinos de los ácaros carecen de la capacidad de absorber todos los nutrientes disponibles, por lo que algunas sustancias se consumen más de una vez, con la ayuda de enzimas potentes que se colocan en los excrementos y que actúan para descomponer las sobras y convertirlas en más nutrientes.

Las plagas de ácaros del polvo

Los ácaros del polvo son un problema común en los hogares porque los métodos de limpieza habituales (como aspirar, limpiar el polvo, etc.) y los productos no son efectivos para eliminarlos. Lo mismo puede decirse de los insecticidas. Aunque los ácaros del polvo doméstico necesitan cierto grado de calor y humedad para sobrevivir, como se mencionó anteriormente, una modificación de ambos parámetros no podrá garantizar una eliminación completa; esto solo puede ser efectivo si el cambio es drástico e, incluso en este caso, solo después de un período de un par de meses, ya que normalmente logran sobrevivir al retirarse hacia el interior de las almohadas y las alfombras.

A diferencia de otras especies de ácaros, como los ácaros de la sarna; los ácaros del polvo no se esconden debajo de la piel, no pican, no muerden ni son parásitos, pero eso no significa que no sean plagas; Por el contrario, son una causa común de asma, rinitis crónica y síntomas alérgicos en general. La razón principal es que las tripas de los ácaros contienen potentes enzimas digestivas (las más notables son las proteasas) que se eliminan y persisten en las heces, lo que permite que las personas las respiren fácilmente, provocando reacciones alérgicas. Además, estas enzimas permanecen en los excrementos secos hasta que se encuentran con una superficie húmeda, y si la superficie en cuestión es un tejido humano, la enzima se adherirá a ella y se activará nuevamente, lo que puede crear irritación y erupciones. Lo mismo puede decirse sobre los exoesqueletos de los ácaros y otras secreciones. Todas estas partículas se mezclan para crear un polvo fino al que adecuadamente se hace referencia como polvo doméstico y que se agita muy fácilmente al realizar incluso las acciones más básicas, como aspirar, barrer el suelo, caminar sobre la alfombra e incluso cambiar de postura durante el sueño.

Para comprender mejor el problema que pueden causar tales seres diminutos, específicamente a personas altamente alérgicas, es importante mencionar que, en una vida útil de 10 semanas, un ácaro del polvo doméstico promedio producirá aproximadamente 2.000 partículas fecales e incluso más material fecal parcialmente digerido que contiene esta encima enzima, formando partículas de polvo que continúan causando síntomas alérgicos incluso una vez que el ácaro ha muerto. Aquí debajo te enumeramos los síntomas más comunes que la exposición a los ácaros del polvo doméstico puede traer:

tos

sibilancias

una sensación de tensión en el área del pecho;

falta de aliento

nariz que moquea;

picazón en la nariz;

ojos que pican;

picazón en la piel;

erupciones en la piel.

Los niños son particularmente vulnerables, no solo porque pasan mucho más tiempo en la cama, sino también porque no pueden reconocer los síntomas alérgicos, y mucho menos comprenden qué medidas deben tomar para aliviarlos. En individuos altamente alérgicos e hipersensibles, la inhalación de polvo doméstico puede provocar ataques agudos de asma bronquial y, en el peor de los casos, quizás incluso la muerte.

Además, aunque estos ácaros no muerden, algunas investigaciones apuntan al hecho de que las enzimas digestivas activas que se encuentran en los excrementos pueden matar células de defensa delicadas y entrar al cuerpo humano, continuando su viaje a través del torrente sanguíneo y debilitando nuestro sistema inmune.

Evitar la exposición a los ácaros del polvo es la mejor estrategia para controlar la alergia a los ácaros. Para hacer esto, debes disminuir la humedad en tu casa y mejorar la ventilación, usar cubiertas a prueba de polvo o impermeables a los alérgenos, lavar la ropa de cama con agua caliente y reducir el desorden en la casa. Estas son solo algunas medidas preventivas que puedes tomar contra una infestación. Para obtener más detalles, puedes consultar nuestro artículo relacionado sobre cómo ‘Prevenir las plagas de ácaros del polvo’, y para obtener detalles sobre ‘Cómo eliminar los ácaros del polvo’, también puedes consultar nuestro artículo, donde encontrarás una lista de acciones que debes realizar dentro de tu casa para poder eliminar el riesgo de alergias y la presencia de ácaros. Actuar de forma rápida y exhaustiva contra estas plagas puede librarte de las infestaciones, sin embargo, los ácaros pueden volver fácilmente. Recuerda mantener siempre un buen nivel de saneamiento y combinar los métodos de erradicación con los preventivos, ya que esta es la única manera de mantener tu casa libre de estos insectos.

¿Tienes una pregunta?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

HAZ UNA PREGUNTA