Información sobre las zarigüeyas

didelfidos didelphimorphia informacion sobre

Las zarigüeyas son mamíferos marsupiales del orden Didelphimorphia. Este es el orden más grande de marsupiales en el hemisferio occidental, ya que comprende 103 o más especies en 19 géneros. Las zarigüeyas tienen una morfología versátil, una dieta flexible y hábitos reproductivos que los convierten en colonizadores y supervivientes exitosos en diversos lugares y condiciones. A pesar de su apariencia, la zarigüeya no está relacionada con la rata. De hecho, dado que es un marsupial, o mamífero “en bolsas”, está relacionado con otros marsupiales como el canguro y el koala. Al igual que los canguros y los koalas, las crías de zarigüeya permanecen dentro de la bolsa de la madre para amamantarse y desarrollarse. La zarigüeya tiene la distinción de ser el único marsupial de América del Norte.

didelfidos didelphimorphia informacion sobre

Descripción y distribución

Las zarigüeyas son marsupiales de tamaño pequeño a mediano, que varían en tamaño desde un pequeño ratón hasta un gato doméstico grande. Tienen un sistema inmunológico notablemente robusto y muestran una inmunidad parcial o total al veneno de las serpientes de cascabel, la serpiente boca de algodón y otras víboras. Las zarigüeyas tienen aproximadamente ocho veces menos probabilidades de portar la rabia que los perros salvajes, estando aproximadamente una de cada ochocientas zarigüeyas infectada con este virus.

Miden entre 35 y 95 cm de largo desde su hocico hasta la base de la cola, y la cola agrega otros 21.6–47 cm. El peso en las zarigüeyas macho varía de 0.8 a 6.4 kg y para hembras de 0.3 a 3.7 kg. Son uno de los mamíferos de mayor tamaño variable, ya que un macho grande del norte de América del Norte pesa aproximadamente 20 veces más que una hembra pequeña de los trópicos. Su pelaje es de color marrón grisáceo y tiene largas colas sin pelo que se pueden usar para agarrar ramas y portar objetos pequeños. Las zarigüeyas también tienen 50 dientes, más que cualquier otro mamífero terrestre de América del Norte, y pulgares oponibles sin garras en sus extremidades posteriores.

No son territoriales en el sentido estricto del término, pero las zarigüeyas son un ejemplo de especie solitaria que excluye a otros individuos de su área cuando se encuentran. El territorio de una zarigüeya es muy variable y depende de la disponibilidad de alimentos y de la tendencia de cada especie a deambular. En general, tienen territorios alargados en lugar de circulares, ya que siguen los bordes de arroyos o ríos. Si la comida es abundante, entonces el rango de su territorio puede ser muy pequeño, pero si la comida es escasa, la zarigüeya puede viajar más de 3 kilómetros en busca de comida.

Cría y alimentación

Como marsupial, la zarigüeya tiene un sistema reproductivo que incluye un útero dividido y un marsupio, la famosa bolsa. Una vez que nacen, las crías deben encontrar el modo de llegar hasta el marsupio para aferrarse y amamantarse de una teta. Las zarigüeyas hembra pueden dar a luz hasta 20 bebés en una camada, pero menos de la mitad de ellos sobreviven. Algunos ni siquiera llegan hasta la bolsa. La mayoría de los jóvenes no se adhieren a una tetina, aunque en los porcentajes de éxito más altos se pueden unir hasta trece. Las crías se destetan entre los 70 y los 125 días, cuando se desprenden de la teta y dejan la bolsa. La esperanza de vida de las zarigüeyas es inusualmente corta para un mamífero de su tamaño, viviendo generalmente de dos a cuatro años.

Las zarigüeyas son carroñeras, y con frecuencia visitan casas o asentamientos humanos para asaltar los cubos de basura y otros contenedores. Se sienten atraídas por la carne en descomposición de los animales muertos y, a menudo, se las puede ver cerca de la carretera. Ya habiten una zona rural, residencial o en medio del desierto, las zarigüeyas pueden ser un beneficio para cualquier área donde vivan. Su dieta incluye todo tipo de insectos y pequeños roedores, incluyendo cucarachas, grillos y escarabajos, caracoles, ratones y ratas. La zarigüeya, al ser un animal nocturno, puede sentirse atraído a un vecindario debido a la disponibilidad de agua, los alimentos de mascotas que se dejan fuera por la noche y la fruta madura y podrida que ha caído de los árboles. La zarigüeya a su vez ayuda a mantener los vecindarios limpios y libres de plagas y roedores no deseados y dañinos para el jardín, que pueden ser portadores de enfermedades. Sin embargo, en caso de carecer de otras fuentes de alimento, también pueden atacar y comer pollos o pequeñas mascotas.

Comportamiento y esperanza de vida

Las zarigüeyas suelen ser animales solitarios y nómadas, permaneciendo en una misma área siempre y cuando tengan acceso a comida y agua. Algunas familias se agruparán en madrigueras ya hechas o incluso debajo de las casas. Aunque pueden ocupar temporalmente las madrigueras abandonadas por otros animales, no cavan ni ponen mucho esfuerzo en construir las suyas propias. Como animales nocturnos, prefieren áreas oscuras y seguras que pueden estar tanto bajo tierra como en la superficie. Aunque las zarigüeyas son animales solitarios, las hembras se quedan con sus crías cuando nacen, para ayudarlos. Aparte de este comportamiento, las zarigüeyas en general defenderán el espacio que ocuparon contra otros animales, incluyendo contra otras zarigüeyas si es necesario.

Aunque las zarigüeyas tienen una alta tasa de mortalidad en todas las etapas de su vida, ésta es particularmente alto en su primer año de vida. De los jóvenes que sobreviven hasta después del destete para salir al exterior, menos del diez por ciento sobreviven al primer año. Por lo tanto, la tasa de rotación de la población de zarigüeyas es rápida y la población en general tiende hacia una mayoría de individuos jóvenes. Sus causas más frecuentes de muerte se deben a automóviles, caza y trampas, enfermedades y parásitos, exposición e inanición. Aunque los depredadores como los búhos, los zorros, los coyotes y los animales domésticos como los gatos y los perros pueden reducir el número de zarigüeyas jóvenes, no causan un efecto significativo en la población adulta.

Estos animales también son más famosos por “hacerse el muerto”. Cuando se sienten amenazadas por perros, zorros o gatos monteses, las zarigüeyas a veces se desploman de lado y se recuestan en el suelo con los ojos cerrados o mirando fijamente al espacio. Extienden sus lenguas y generalmente parecen estar muertas. Esta estratagema puede sacar a un depredador de su guardia y brindar a la zarigüeya la oportunidad de escapar. Las zarigüeyas son excelentes trepadores de árboles y pasan gran parte de su tiempo en el aire, ya que anidan en hoyos de árboles o en guaridas hechas por otros animales. Se ayudan para esto de sus garras afiladas, que se clavan en la corteza, y de su larga cola de agarre, que se puede usar como una extremidad adicional. Sin embargo, las zarigüeyas son animales muy lentos, lo que hace que muchos de ellos sean asesinados por automóviles, hasta 9 millones al año.

Las plagas de zarigüeyas

Las zarigüeyas pueden resultar animales peligrosos para la salud del ser humano, ya que transmiten enfermedades como la leptospirosis, la tuberculosis, la fiebre recurrente, la tularemia, la fiebre manchada, la toxoplasmosis, la coccidiosis, la tricomoniasis y la enfermedad de Chagas. También pueden estar infestadas de pulgas, garrapatas, ácaros y piojos, y son huéspedes de las mismas pulgas que afectan a gatos y perros, especialmente en entornos urbanos.

Son consideradas plagas debido a sus hábitos de alimentación, forrajeando y tratando de robar comida, así como a su tendencia a vivir en desvanes y debajo de las casas. Su comportamiento más común como plagas incluye:

Zarigüeyas que encuentran refugio en el desván o sótano

Zarigüeyas viviendo bajo la cubierta o porche de madera u otro material que permita esconderse bajo tu casa.

Zarigüeyas muertas en tu propiedad o en la carretera

Robo de comida para mascotas o semillas de aves

Riesgo potencial de enfermedad si hay zarigüeyas enfermas

Su presencia altera a perros y otras mascotas

Debido a que son carroñeras oportunistas, las zarigüeyas robarán basura o comida para mascotas. Esto puede afectar a las mascotas, así como propagar pulgas y otros parásitos.

Además, a menudo las zarigüeyas viven en estructuras humanas, como cobertizos o sótanos, o incluso desvanes. Pueden dejar sus excrementos por todas partes, causar destrucción en casas, cobertizos y áticos. Además de esto, las zarigüeyas mueren con mucha frecuencia dentro de las paredes de los edificios, causando un olor horrible y dificultando el acceso a su cadáver.

Ten en cuenta el hecho de que las zarigüeyas son muy comunes en áreas urbanas, de hecho, más comunes que en áreas silvestres. A menudo son nómadas, así que a veces simplemente vagan de un lugar a otro. Pero muchas veces eligen vivir en un lugar durante mucho tiempo, y en especial les gustan las estructuras hechas por el hombre. Parece que realmente les gusta vivir en las paredes de las casas, y a menudo debajo de las propias casas, a la que pueden encontrar un acceso subiendo por las paredes o incluso por las tuberías o agujeros de acceso para estos servicios.

Todas estas son razones por las cuales es importante encontrar formas de evitar que las zarigüeyas se apoderen de tu casa o patio. Para ello, el primer paso es tomar medidas preventivas. Tales medidas preventivas pueden suponer recortar las ramas de los árboles alrededor de tu hogar, proteger cualquier conducto de ventilación o posible acceso a tu hogar, mantener un ambiente limpio alrededor de la casa y unos aislantes y cubiertas adecuados que no ayuden a las plagas a entrar en la estructura de la casa. Estas y otras medidas preventivas se muestran en detalle en nuestro artículo sobre ‘’Cómo prevenir las plagas de zarigüeyas.’’

¿Tienes una pregunta?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

HAZ UNA PREGUNTA