Información sobre las babosas

babosas gastropoda informacion sobre

La babosa es el nombre común que empleamos para referirnos a cualquier molusco gasterópodo terrestre sin caparazón. La palabra babosa también se usa a menudo como parte del nombre común de un molusco gasterópodo que no tiene cáscara, posee una cáscara muy reducida o sólo una cáscara interna pequeña, particularmente en el caso de las babosas marinas y semi-babosas (en contraste con el nombre común de caracol , que se aplica a los gasterópodos que tienen una cáscara enrollada lo suficientemente grande como para que el animal pueda retraer completamente sus partes blandas en la cáscara).

babosas gastropoda informacion sobre

Las babosas se describen, por lo general, como caracoles sin conchas. Son un tipo de molusco, relacionado con almejas y ostras. Las babosas son de cuerpo blando, generalmente de color marrón o grisáceo. Varían en tamaño desde los 0,6 cm. hasta 5 cm. o más. Las babosas dejan un rastro de limo plateado que secretan a medida que se mueven.

Las babosas usan sus piezas bucales para rasgar y masticar tejido vegetal. Debido a la forma de éstas, crean agujeros de forma irregular. El daño en las hojas y plantas puede ser cosmético, sin embargo, una alimentación prolongada por parte de las babosas de una misma fuente vegetal puede provocar estrés en la planta o incluso la muerte de ésta.

Los cuerpos de las babosas están compuestos principalmente de agua y, sin una concha de tamaño completo, sus tejidos blandos son propensos a la desecación. Es por ello que deben generar ‘’moco’’ protector para sobrevivir. Muchas especies son más activas justo después de la lluvia debido a la tierra húmeda, que les permite desplazarse con mayor facilidad. En condiciones más secas, se esconden en lugares húmedos, como debajo de la corteza de los árboles, troncos caídos, rocas y estructuras hechas por el hombre, como macetas, para ayudar a retener la humedad del cuerpo. Como todos los demás gasterópodos, sufren torsión (una torsión de 180 ° de los órganos internos) durante el desarrollo. Internamente, la anatomía de las babosas muestra claramente los efectos de esta rotación, pero externamente, los cuerpos de las babosas parecen más o menos simétricos, excepto por la posición del neumostoma, orificio respiratorio de la babosa que está en un lado del animal, normalmente en el lado derecho.

Las babosas producen dos tipos de mucosidad: una es delgada y acuosa, y la otra espesa y pegajosa. Ambos tipos son higroscópicos; es decir, pueden absorber humedad del medio circundante. La mucosidad delgada se extiende desde el centro del ‘’pie’’ hasta sus bordes, mientras que la mucosidad espesa se extiende de adelante hacia atrás. Las babosas también producen moco espeso que recubre todo el cuerpo del animal. El moco secretado por el pie o parte lisa inferior de la babosa contiene fibras que ayudan a evitar que la babosa se deslice por las superficies verticales. El “rastro de limo” que deja una babosa tiene algunos efectos secundarios: otras babosas que atraviesan un rastro de limo pueden reconocer el rastro de limo producido por una de la misma especie, lo cual es útil para encontrar pareja. Seguir un rastro de limo también forma parte del comportamiento de caza de algunas babosas carnívoras. El moco del cuerpo proporciona cierta protección contra los depredadores, ya que puede hacer que la babosa sea difícil de agarrar y sostener por el pico de un ave, por ejemplo, y el moco en sí puede tener un olor o sabor desagradable que provoca rechazo en los depredadores.

La anatomía externa de una babosa incluye lo siguiente:

Tentáculos

Al igual que otros gasterópodos terrestres pulmonados, la mayoría de las babosas terrestres tienen dos pares de “palpadores” o tentáculos en la cabeza. El par superior es sensible a la luz y tiene manchas oculares en los extremos, mientras que el par inferior proporciona el sentido del olfato. Ambos pares son retráctiles.

Manto

En la parte superior de la babosa, detrás de la cabeza, se encuentra el manto con forma de silla de montar, y debajo de éste se encuentran la abertura genital y el ano. En un lado (casi siempre en el lado derecho) del manto hay una abertura respiratoria, que es fácil de ver cuando está abierta, pero difícil de ver cuando está cerrada. Esta abertura se conoce como el neumostoma.

Cola

La parte de una babosa detrás del manto se llama la cola.

Quilla

Algunas especies de babosas tienen una cresta prominente que corre sobre su espalda a lo largo de la cola (a veces a lo largo de toda la cola, a veces solo la parte final). Esta cresta se llama quilla.

Pie

El lado inferior de una babosa, que es plano, se llama el pie. Como casi todos los gasterópodos, una babosa se mueve por ondas rítmicas de contracción muscular en la parte inferior de su pie. Al mismo tiempo, secreta una capa de mucosidad sobre la que viaja, lo que ayuda a prevenir daños en los tejidos del pie. Alrededor del borde del pie, en algunas especies, hay una estructura llamada franja del pie.

Concha vestigial

La mayoría de las babosas conservan un remanente de su concha, que generalmente se internaliza. Este órgano generalmente sirve como almacenamiento de sales de calcio, a menudo junto con las glándulas digestivas. Una cáscara interna está presente en las familias Limacidae y Parmacellidae.

Comportamiento

Cuando son atacadas, las babosas pueden contraer su cuerpo, haciéndose más duras y compactas, llegando incluso a tomar una forma de bola y quedarse totalmente quietas. Al hacer esto, se adhieren firmemente al sustrato. Esto, combinado con el moco resbaladizo que producen, hace que las babosas sean más difíciles de agarrar para los depredadores. Algunas babosas pueden autoamputarse (autotomía) una porción de su cola para ayudarlas a escapar de un depredador. Algunas especies de babosas hibernan bajo tierra durante el invierno en climas templados, mientras que en otras especies los adultos mueren al llegar el otoño.

El comportamiento agonístico intra e interespecífico está documentado, pero varía mucho entre las distintas especies de babosas. Las babosas a menudo recurren a la agresión, atacando tanto a los de su propia especie como a individuos de otras especies cuando compiten por los recursos. Esta agresividad también está influenciada por la estacionalidad, debido a que la disponibilidad de recursos como refugio y alimentos puede verse comprometida debido a las condiciones climáticas. Las babosas son propensas a atacar durante el verano, cuando se reduce la disponibilidad de recursos. Durante el invierno, las respuestas agresivas son sustituidas por un comportamiento gregario.

Dieta y hábitos alimenticios

La mayoría de las especies de babosas son generalistas y se alimentan de un amplio espectro de materiales orgánicos, que incluyen hojas de plantas vivas, líquenes, hongos e incluso carroña. Algunas babosas son depredadoras y se comen a otras babosas y caracoles, o lombrices de tierra.

Las babosas pueden alimentarse de una amplia variedad de vegetales y hierbas, incluidas flores como petunias, crisantemos, margaritas, lobelias, azucenas, narcisos, begonias tuberosas, malvas, lirios y frutas como fresas. También se alimentan de zanahorias, guisantes, manzanas y repollo cuando se ofrecen como única fuente de alimento.

Las babosas comen cualquier tipo de vegetación pero prefieren las hojas tiernas. Esto significa que las plantas jóvenes o plantas de semillero en particular son muy vulnerables al daño de las babosas. Las babosas también comen verduras y frutas, causando daños antiestéticos a los cultivos, que en caso de graves infestaciones pueden afectar de manera seria a los cultivos.

Hay familias de babosas que también son fungívoras. Algunas babosas son selectivas en su alimentación, teniendo una gran preferencia hacia ciertas partes o etapas de desarrollo de los hongos que comen, aunque esto es muy variable. Dependiendo de la especie y otros factores, las babosas solo comen hongos en etapas específicas de desarrollo. Además, en otros casos, se pueden comer hongos enteros, sin ninguna selección o sesgo hacia las etapas ontogenéticas.

Ciclo vital

Las babosas y los caracoles son animales hermafroditas. Cada individuo tiene órganos sexuales masculinos y femeninos, pero por lo general requieren que otro individuo fertilice los huevos que cada uno lleva en su cuerpo. Cada uno es capaz de poner un total de unos 300 huevos. Estos se ponen cuando las condiciones ambientales son óptimas, siendo las épocas de mayor puesta de huevos durante la primavera y el otoño.

Los huevos en forma de gel se colocan en grupos de 25, a aproximadamente unos 2,5 cm. por debajo del suelo suelto en lugares húmedos, y se cubren con una capa de moco. Los huevos eclosionan en unos 30 días. Sin embargo, en condiciones secas, los huevos pueden permanecer en periodo de gestación durante más días, hasta que hayan absorbido la humedad adecuada para el desarrollo y eclosión del individuo. Las babosas y los caracoles alcanzan el tamaño adulto entre los 3 y 12 meses y pueden vivir por varios años. La temperatura y la humedad son los principales factores que influyen en su actividad. En tiempos de condiciones ambientales desfavorables, las babosas pueden sobrevivir enterrándose a una profundidad de 90 centímetros en el suelo, mientras que los caracoles se encierran refugiándose dentro de sus conchas.

Las babosas pueden ser plagas muy dañinas en jardines húmedos y sombreados. Se alimentan de las hojas de muchas plantas, especialmente las plántulas. Más adelante, en la temporada de cosecha, pueden alimentarse de frutas y verduras maduras. Las babosas son especialmente numerosas durante las temporadas de lluvia, así como en jardines bien irrigados. Si las babosas son abundantes un año, eso no significa que serán igual de numerosas en la siguiente temporada; El número relativo de babosas en una temporada determinada depende de cuán húmedas sean las condiciones ambientales que les permiten prosperar en un ambiente idóneo.

Las plagas de babosas

Las babosas son una de las plagas más dañinas del jardín. Si se da el ambiente adecuado, una plaga de babosas puede devastar una cosecha en cuestión de días. Comprender algunos datos sobre las babosas, como qué comen las babosas, dónde viven las babosas y en qué condiciones proliferan, pueden ayudarte a eliminar las babosas del jardín y mantener éste libre de plagas. Las babosas juegan un papel importante en el ecosistema al comer hongos y material vegetal en descomposición. La mayoría de las babosas carnívoras en ocasiones también son carroñeras, devorando los cadáveres de los especímenes muertos de su propia clase.

Las babosas se alimentan de casi cualquier cosa que haya en el jardín: busca agujeros y bordes irregulares en hojas y tallos. Los agujeros deben tener formas irregulares debido a las formas de sus piezas bucales. Las plántulas pequeñas pueden desaparecer por completo, devoradas por las babosas.

Las babosas pueden digerir los tejidos de la mayoría de las plantas, pero es posible que les gusten especialmente los frijoles, la lechuga, la col y los tomates.

Las babosas y los caracoles pueden ser plagas molestas en el jardín. Ambos provocan agujeros grandes e irregulares en las hojas de las plantas y también pueden consumir por completo plántulas jóvenes. Comienzan a alimentarse a principios de la primavera y continúan durante la temporada de crecimiento hasta las heladas. Las babosas y los caracoles se alimentan de una gran variedad de material vegetal y pueden ser especialmente molestos en flores como violetas, geranios, lirios, fresas, lechuga y repollo.

Hay muchas especies distintas de estos moluscos, pero solo unas pocas presentan un problema serio para tu jardín o huerto. Algunas de éstas son la babosa reticulada -Deroceras reticulatum-, la babosa amarilla -Limax flavus-, la babosa leopardo -Limax maximus-, y el caracol común de jardín -Helix aspersa-.

Las babosas y los caracoles tienen una protección limitada contra la pérdida de agua y necesitan niveles adecuados de humedad para sobrevivir. Pueden absorber el agua directamente a través de la piel o beber de los charcos. Las babosas y los caracoles se alimentan principalmente por la noche, aunque también pueden salir durante el día cuando el clima es nublado o brumoso, así como después de la lluvia o tras regar tu jardín o huerto.

Durante el día, buscan protección contra la deshidratación en lugares frescos y húmedos debajo de las hojas, mantillo, rocas, escalones, tablas de madera, porches, terrazas y otros espacios estrechos. En ocasiones, se pueden encontrar grandes poblaciones debajo de las plantas que cubren el suelo, como la hiedra, la pachysandra y la vinca. Las coberturas que ofrecen las pilas o astillas de madera también proporcionan un excelente hábitat a las babosas.

Las babosas y los caracoles viajan por medio de un pie grande que se desliza sobre un rastro de moco o limo, secretado por glándulas ubicadas debajo de su cabeza. El limo proporciona un cojín sobre zonas ásperas. Este limo también sirve como marcador de rastro. Regresan a sus lugares favoritos para esconderse y alimentarse noche tras noche, a menos que se les moleste o el sitio se vuelva muy seco. Las babosas y los caracoles tienden a evitar cruzar materiales polvorientos o secos. Los senderos de baba seca y brillante dejados en las plantas o a lo largo del suelo son buenos indicadores de su actividad.

Si esta información te ha resultado útil, consulta nuestros artículos relacionados sobre las babosas: ‘’Cómo eliminar las babosas’’ y ‘’Cómo prevenir las plagas de babosas.’’

¿Tienes una pregunta?

    1. Para controlar las babosas, se recomienda aplicar productos como: Arion Pro o Gel Bio Plantella, como se recomienda en la etiqueta del producto.

      Nexles -
      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

HAZ UNA PREGUNTA