Información sobre las abejas

abejas anthophila informacion sobre

Las abejas son insectos voladores estrechamente relacionados con hormigas y avispas, conocidas por su función de polinización, y por su producción de miel y cera de abejas, en el caso de la abeja europea. Pertenecen al orden Hymenoptera y al suborden Apocrita. Hay casi 20,000 especies de abejas conocidas, que se dividen a su vez entre siete y nueve familias reconocidas, y se pueden encontrar en todo el mundo, con la excepción de la Antártida, ya que prosperan en cualquier hábitat del planeta que contiene plantas con flores polinizadas por insectos. Las especies más conocidas, aparte de las abejas europeas, son los abejorros y los meliponinos -abejas sin aguijón que también viven en colonias, siendo insectos muy sociales-. Al utilizar el polen y el néctar recolectados como fuente de proteínas y energía, además de la producción de miel, cera de abeja y propóleos durante este proceso, las abejas se han convertido en una parte importante de la vida humana, debido a la polinización que realizan de los cultivos y a su papel como fuente de origen de la miel. El ser humano ha tratado con estos insectos desde los tiempos del antiguo Egipto y la antigua Grecia, época en la que nació la apicultura.

abejas anthophila informacion sobre

Descripción y distribución de las abejas

Sobre una base de aspecto común que comparte la especie, las abejas pueden tener diferentes apariencias. Los tamaños pueden variar desde menos de 2 mm (la abeja sin aguijón o meliponino, llamada científicamente Meliponula ferruginea) hasta casi 40 mm (la abeja cortadora de hojas, llamada científicamente Megachile Pluto).

Los huevos de abeja son generalmente oblongos, ligeramente curvados y afilados en un extremo. Las larvas son también de aspecto oval, romas en ambos extremos y blancas, y están formadas por 15 segmentos, que contienen espiráculos en cada segmento para respirar. No tienen patas, pero pueden moverse dentro de los límites de la célula en la que nacen con la ayuda de los tubérculos que tienen en sus costados. Tienen cuernos cortos en la cabeza, mandíbulas para masticar su comida y un apéndice a cada lado de la boca que está inclinado con una cerdilla. Debajo de su boca, hay una glándula que secreta un líquido viscoso que se solidifica en seda y, por lo tanto, se utiliza para producir capullos transparentes.

Las abejas, cuando son adultas, tienen cuerpos cortos, abovedados y cubiertos de pelo, y, al igual que casi todos los insectos, seis patas y tres partes del cuerpo: cabeza, tórax y abdomen. El tórax, a su vez, tiene tres segmentos, cada uno con un par de piernas, y está conectado al abdomen a través de una cintura pequeña. Casi todas las especies de abejas tienen antenas, que tienen de doce a trece segmentos tanto en hembras como en machos. Estos contienen una gran cantidad de órganos sensoriales cuyo trabajo es probar, oler, detectar el tacto e incluso detectar pequeños movimientos de aire, lo que se acerca lo más posible a la detección de sonidos. También tienen dos pares de alas, que pueden batir aproximadamente 230 veces por segundo, lo que provoca el característico ruido de zumbido.

Normalmente, las abejas se caracterizan por tener un conjunto de ojos compuestos, que son tan grandes que cubren la mayor parte de la superficie de su cabeza. La superficie de los ojos parece ser una serie de hexágonos que permiten a la abeja ver en un ángulo de casi 180 grados, percibir colores y rayos ultravioleta. Finalmente, las piezas bucales están compuestas por un conjunto de mandíbulas y una larga probóscide (un apéndice tubular alargado), por lo que las abajas pueden adaptarse tanto para masticar como para chupar.

El tórax de una abeja está hecho de 3 segmentos, cada uno con su propio par de patas. Un par de alas membranosas se une a los últimos 2 segmentos; estos se sincronizan en vuelo. Las patas delanteras de las abejas tienen pequeñas cerdillas o peines que utilizan para limpiar sus antenas. En muchas especies, las patas traseras también tienen canastas de polen: secciones aplanadas de pelos de forma curva que tienen la capacidad de asegurar el polen recolectado.

El abdomen de una abeja tiene 9 segmentos, los últimos 3 están algo modificados en las abejas que pican. En el caso de tales especies de abejas, solo las hembras pican, ya que se utiliza el ovipositor (el aguijón) tanto para poner huevos como para picar, por lo que los machos no lo tienen. El veneno se almacena en un saco adyacente al aguijón. También se sabe que ciertas especies de abejas mueren una vez que han picado a alguien. Esto se debe al hecho de que los aguijones se adhieren al abdomen y, mientras intentan volar, parte del abdomen se arranca.

La mayoría de las abejas son de color amarillo-anaranjado y negro. Son aposemáticas, un término que se refiere a la llamada coloración de “advertencia” o anticamuflaje, que advierte a los demás sobre la capacidad de una abeja para defenderse con una poderosa picadura. Como resultado, algunos insectos que no pican, como los bombílidos, los sírfidos o los avispones tienen una apariencia superficial de abeja, lo que les permite obtener una pequeña ventaja en forma de medida de protección. Algunos dicen que las abejas, en sí mismas, imitan a otros insectos aposemáticos, como las avispas, que son mucho más peligrosas debido al hecho que pueden picar cuantas veces quieran, además de ser, en general, más agresivas.

Cuando se trata de su distribución, las abejas se encuentran en todos los continentes, excepto en la Antártida, y en cada hábitat del planeta que contiene plantas con flores polinizadas por insectos. Aunque es una de las especies más populares, las abejas melíferas son solo un pequeño porcentaje de todas las especies de abejas. Se pueden encontrar en todo el mundo y se pueden ver en muchos lugares diferentes, incluidos Europa y los Estados Unidos. Son más visibles en el verano y al final de la primavera, cuando las nuevas reinas dejan sus antiguas colonias junto con miles de trabajadores para construir nuevos nidos. En este momento, se pueden ver grandes grupos de abejas pululando juntas para encontrar un nuevo lugar de anidación.

Aunque la mayoría de las abejas son diurnas, hay algunas especies que son crepusculares o nocturnas. Estos son parte de 4 familias: Andrenidae, Colletidae, Halictidae y Apidae. La mayoría de éstas son tropicales o subtropicales, y solo algunas viven en regiones áridas y en altitudes mayores. Tienen ocelos muy agrandados, y el hecho de que estén activos durante la noche no solo les ayuda a evitar muchos depredadores, sino que también les permite a las abejas explotar flores que producen néctar solo por la noche.

Reproducción y ciclo de vida

Ya sea el caso de una especie de abeja solitaria o de una social, la cría y el desarrollo son similares. Comienza con la puesta de un huevo, seguido por el desarrollo de una larva sin patas, una etapa de pupa durante la cual el insecto sufre una metamorfosis completa, seguido por la aparición de un adulto alado. El sexo de una abeja está determinado dependiendo de si el óvulo es fertilizado o no; después del apareamiento, una hembra almacena el esperma y determina qué sexo se requiere en el momento en que se pone cada óvulo individual, los óvulos fertilizados que producen crías hembras y los óvulos no fertilizados, machos. Cuando las larvas eclosionan, generalmente son larvas blanquecinas, aproximadamente ovales y romas en ambos extremos. Comen el polen proporcionado por las abejas adultas y usan una glándula que tienen debajo de la boca para secretar un líquido viscoso que, una vez solidificado, se convertirá en la seda que luego utilizará para producir su propio capullo. La pupa se puede ver a través del capullo semitransparente y en el transcurso de unos días, el insecto sufre una metamorfosis que desemboca en la forma definitiva de abeja adulta.

Comportamiento e información dietética

Encontrar alimento, para las abejas, comienza con una comunicación conocida como danza del movimiento, en la cual un trabajador indica la ubicación de una fuente de alimento a otros trabajadores de la colmena. Hay dos tipos principales de bailes de abejas: bailes redondos y bailes de movimiento. La danza redonda se utiliza para indicar que la fuente de alimento está a menos de 50 metros del nido, mientras que la danza de movimiento se realiza en una figura de ocho en la que la abeja mueve su abdomen. Éste se utiliza para alimentos ubicados a una distancia de más de 150 metros. La distancia exacta se puede comunicar según la duración del baile, ya que un baile más largo indica una gran distancia.

Las abejas adaptan su dieta y su morfología para alimentarse de néctar y polen, este último muy utilizado como alimento para larvas. Las abejas solitarias son importantes polinizadores; recolectan polen todo el tiempo por su cuenta para aprovisionar sus nidos con alimento para sus crías. A menudo el polen se mezcla con néctar para formar una consistencia similar a una pasta. La miel es un producto natural producido por las abejas y almacenado para su propio uso, pero su dulzura siempre ha atraído a los humanos. Esta es la razón por la cual las abejas se utilizan comercialmente para producir miel. También producen algunas sustancias utilizadas como suplementos dietéticos con posibles beneficios para la salud, polen, propóleos y jalea real, aunque todos estos también pueden causar reacciones alérgicas. Como polinizadores, las abejas también son críticas para el medio ambiente y el suministro de alimentos de los seres humanos. Aunque las abejas tienen un cuerpo delicado y una vida corta, esto no les supone un impedimento para realizar tamaña labor en el ecosistema, ya que transportan diariamente enormes néctares y polen desde campos llenos de flores o huertos a sus colmenas.

Las abejas pueden ser solitarias o pueden vivir en varios tipos de comunidades. Las más avanzadas en el terreno de la socialización son las especies con colonias eusociales que se caracterizan por tener un cuidado cooperativo de crías y una división del trabajo en adultos reproductivos y no reproductivos, y también generaciones que se superponen y se van relevando. El grupo se llama eusocial si, además, el grupo está formado por una madre (la reina) y sus hijas (trabajadoras). Las abejas son altamente eusociales, y se encuentran entre los insectos más conocidos. Sus colonias están establecidas por enjambres, formados por una reina y varios cientos de trabajadores. Las abejas sin aguijón y los abejorros también son eusociales. Las colonias de abejorros típicamente tienen de 50 a 200 abejas en su momento de población máxima, lo que ocurre a mediados o finales del verano. La arquitectura del nido es simple, limitada por el tamaño de la cavidad de nido preexistente, y las colonias rara vez duran más de un año.

Sin embargo, existen especies solitarias, como las abejas carpinteras, las abejas cortadoras de hojas o las abejas albañiles. En estas especies, el término ‘’solitario’’ significa que cada hembra es fértil y habita un nido que ella misma ha construido, generalmente en cañas huecas, ramitas, agujeros en madera o túneles subterráneos; los huevos se depositan en un compartimento (una celda) con algunas disposiciones (una mezcla de polen y néctar) para asegurar la supervivencia y el crecimiento de las larvas resultantes, que luego se sellan, componiendo un nido formado por numerosas células de este tipo. No tienen abejas obreras ni división del trabajo, sin embargo, algunos prefieren construir sus nidos cerca uno del otro, dando la apariencia de ser sociales. Los grandes grupos de estos nidos de abejas solitarias se llaman agregaciones, ya que no se ajustan a la definición de colonias. Aunque son importantes polinizadores, las abejas solitarias no suelen producir miel o cera de abejas. A menudo se limitan a un solo género de plantas con flores, ya que se sienten atraídos por el olor del polen de ese tipo de flor solamente. Estas especies especializadas de abejas también incluyen abejas que recolectan aceite floral en lugar de polen; en uno de los pocos casos en que las abejas macho son, en realidad, polinizadores efectivos. Por ejemplo, las abejas macho orquídeas recolectan compuestos aromáticos de orquídeas. Aunque son pocos, hay casos de plantas que, debido a que su polinizador específico está en peligro de extinción, también están amenazadas. La relación entre tal planta y las abejas se llama simbiosis.

Especies de abejas

Hay cerca de 2,000 especies conocidas de abejas, agrupadas en aproximadamente 7 – 9 familias reconocidas. Sin embargo, muchas aún no han sido descritas o asignadas a una familia en particular, por lo que es más que probable que el número sea en realidad mucho mayor. Algunas de las especies más comunes son:

Abejorros

son negros con rayas amarillas;

Se considera que son beneficiosos porque polinizan varios cultivos y plantas;

son muy sociables, viven en familias numerosas de alrededor de 50,000 a 60,000 miembros;

Si se les molesta, defenderán agresivamente su nido;

Una picadura de abejorro es una de las picaduras más dolorosas, con una hinchazón e irritación que dura varios días;

pueden picar más de una vez, porque tienen aguijones suaves que no se enredan en nada cuando tratan de volar.

Las abejas

son de color amarillo dorado con rayas marrones;

viven en familias pequeñas de 50 hasta 400 miembros, aunque generalmente son de 120 a 200;

son el único insecto social cuya colonia puede sobrevivir muchos años;

solo pueden picar una vez, pero la picadura puede ser extremadamente dolorosa si el aguijón no se quita de inmediato.

Abejas carpinteras

son generalmente un color azul-oscuro / negro;

son solitarias

su nombre proviene de su capacidad para perforar a través de la madera;

Son capaces de picar más de una vez.

Abejas picadoras

Tienen cuerpos peludos de diversa coloración.

Suelen construir nidos en el suelo.

Abejas asesinas

son muy similares en apariencia a las abejas, amarillo dorado con rayas marrones, solo que tienen diferentes medidas de alas;

son muy peligrosos porque tienden a atacar en grandes cantidades, lo que aumenta las posibilidades de provocar una reacción alérgica;

el veneno que llevan no es en realidad más peligroso que el de las abejas comunes;

Sólo pueden picar una vez.

Cortadoras de hojas

el nombre proviene del hecho de que usan hojas para construir nidos;

Son abejas solitarias.

Las plagas de abejas

Aunque la polinización es muy importante y beneficiosa para nosotros, los humanos, y hemos utilizado la miel que producen las abejas desde los tiempos del antiguo Egipto y la antigua Grecia, también podemos considerar a las abejas como plagas. Hay especies que se sabe que tienen un comportamiento muy exaltado y agresivo, como las abejas asesinas, que se dice que pueden perseguir a las personas durante casi medio kilómetro. Las abejas también son peligrosas ya que hay personas que son alérgicas a sus picaduras. En la mayoría de los casos, la picadura de una abeja solo es dolorosa y provoca la inflamación y posible irritación del lugar donde se ha producido la picadura, en un grado mayor o menor dependiendo de la especie de abejas que te picó. En el caso de las personas alérgicas, sin embargo, pueden manifestarse síntomas más peligrosos, tales como:

picazón severa, urticaria o hinchazón en una gran parte del cuerpo sin relación con el lugar donde se encuentra la picadura;

hinchazón de la cara, garganta o lengua;

problemas para respirar;

náusea;

mareo;

calambres en el estómago;

Cualquiera de estos síntomas puede ser un signo de anafilaxia, que es potencialmente mortal. Aproximadamente la mitad de todas las personas que murieron de anafilaxia no sabían que tenían alergia, en primer lugar. Por lo tanto, esta posibilidad hace que las abejas sean un gran problema cuando construyen nidos cerca de las casas de las personas, lo que puede suceder ya que suelen buscar refugio bajo las vigas del techo, en los áticos, en las chimeneas, en los patios, debajo de las cubiertas, etc. Las especies peligrosas, en realidad también son las que construyen sus nidos en los lugares más singulares, como llantas, jaulas, cajas e incluso coches vacíos que no se han utilizado en mucho tiempo. Las abejas carpinteras, en particular, también pueden causar daños estéticos a la madera donde construyen sus nidos. La prevención es siempre el paso más importante, para evitar problemas causados ​​por colmenas de abejas no deseadas, lo mejor es prevenir su presencia en tu propiedad.

Existen diferentes procesos de eliminación para las avispas y las abejas, por lo que un tratamiento eficaz depende de la identificación adecuada. Al utilizar cualquier método de control de abejas, es imperativo conocer estrategias de aplicación efectivas, así como las limitaciones y peligros asociados con cada método. La única forma de deshacerse de las abejas o avispas que haya en tu hogar es eliminar la colmena por completo. Esta tarea requiere las herramientas y la estrategia correctas, así que para obtener más detalles sobre cómo hacerlo, consulta la lista de pasos y consejos proporcionados en nuestro artículo “Cómo eliminar las abejas”.

¿Tienes una pregunta?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

HAZ UNA PREGUNTA