Cómo prevenir las plagas de sarna sarcóptica

sarna sarcóptica scabies como prevenir la plaga de

Tanto la sarna sarcóptica como la escabiosis son enfermedades de la piel causadas por ácaros parásitos que se insertan en la piel o en los folículos pilosos de un animal, dependiendo de su tipo. En los seres humanos, estos dos tipos de infecciones por ácaros, que se conocen como “sarna” en los mamíferos peludos, son llamadas escabiosis y demodicosis, respectivamente.

sarna sarcóptica scabies como prevenir la plaga de

La sarna sarcóptica, también conocida como sarna canina, es una infestación altamente contagiosa de Sarcoptes scabiei canis, un ácaro excavador. El ácaro sarcóptico canino también puede infestar a gatos, cerdos, caballos, ovejas y otras especies, y el análogo humano, una especie propia de ácaro excavador estrechamente relacionado con la que afecta a estos animales, causa la infección que en el ser humano se llama escabiosis. Estos ácaros parásitos penetran en la piel y la atraviesan, causando una picazón intensa por una reacción alérgica al ácaro y aparición de costras que pueden infectarse rápidamente. La caída del cabello y las costras frecuentemente aparecen primero en los codos y las orejas. El daño a la piel puede ocurrir por el intenso rasguño y mordida del perro.

La escabiosis es, a su vez, uno de los tres trastornos de la piel más comunes en los niños. En 2010 afectó aproximadamente a 100 millones de personas y es igualmente común en ambos sexos. Los jóvenes y los ancianos son los más afectados. También ocurre más comúnmente en países en vías de desarrollo y climas tropicales. Actualmente no hay vacuna disponible para la escabiosis. Se recomienda el tratamiento simultáneo de todos los parientes y personas cercanas, incluso si no muestran síntomas de infección, para reducir las tasas de infección.

Síntomas de sarna sarcóptica y de escabiosis

La mayoría de los perros con sarna sarcóptica y sarna sufren de picazón intensa. Su condición tiende a empeorar al rascarse, morder o arañar las áreas afectadas de su piel. Las llagas causadas por estas enfermedades suelen ser más evidentes en la parte inferior del abdomen y en la parte interna de los muslos del perro. Los codos, los corvejones y las orejas también son muy comúnmente afectados por estos ácaros. Las señales que se pueden ver en los perros afectados son las siguientes:

Rascarse las áreas de la piel, especialmente las orejas, los codos, los muslos, los muslos internos, la parte inferior del vientre y la cara;

Morderse la piel de estas áreas;

Arañarse estas áreas;

Úlceras visibles en la piel, especialmente en la parte inferior del abdomen, el pecho, los muslos internos, los codos, los corvejones y las orejas;

Orejas hinchadas, con pelo oscurecido e hirsuto;

Caída del cabello en parches (alopecia);

Costras en las zonas afectadas; Las costras en las orejas son características de la sarna sarcóptica.

Medidas preventivas contra la sarna sarcóptica y la sarna

Desafortunadamente, la sarna sarcóptica es una infección muy común y una enfermedad muy fácil de contraer en el caso de los perros. Sin embargo, aquí hay algunas medidas que puedes tomar para maximizar las posibilidades de evitarlas:

presta atención a la dieta de tu perro, asegurándote de que incluya una alta dosis de vitamina C, vitamina A, vitaminas E y B, lecitina y zinc;

al mismo tiempo, evita los productos lácteos enlatados y envasados al vacío;

lava con frecuencia la ropa de cama del perro;

frecuentemente baña al perro por completo;

cepilla la piel del perro al menos una vez cada dos días (una vez al día si tiene pelaje largo y grueso que se ensucia y enreda fácilmente);

limpia o desecha todos los lechos, juguetes, collares y correas que el perro infectado haya frecuentado; Si decides limpiar la ropa de cama, lávala con agua caliente y sécala en la secadora;

mantén al perro alejado de cualquier animal que sepas o sospeches que pueda estar infectado y, si es posible, alejado de lugares y cosas con los que estos animales pueden haber estado en contacto, ya que los ácaros sarcópticos pueden vivir hasta 22 días en el medio ambiente sin necesidad de un huésped;

lleva al perro a chequeos regulares con el veterinario; esto no solo evitará una infestación grave de sarna, sino también otras posibles infecciones o problemas de salud;

mantén la casa limpia pasando la aspiradora diariamente;

rocía los muebles blandos y la alfombra con un insecticida diseñado para matar los huevos y las larvas de ácaros;

recoge las hojas secas de tu jardín quitando y deshazte de la vegetación podrida que podría albergar parásitos.

La infestación con los ácaros que causan la sarna sarcóptica conduce a un inicio intenso y repentino de picazón extrema en la piel, lo que se denomina “prurito”. Los perros afectados rascarán, morderán y arañarán las áreas afectadas en un intento por aliviar las molestias causadas por estos molestos parásitos. Probablemente no haya ninguna otra enfermedad de la piel que cause que un perro se rasque y muerda la piel tanto como la sarna sarcóptica. La picazón es causada por los ácaros hembra que se esconden varios milímetros debajo de la piel del perro para poner sus huevos.

Las áreas más comunes de irritación para los perros afectados están alrededor de la espalda y la cola, el abdomen y las patas. Vigila a tu perro para ver si se está rascando continuamente en un área determinada del cuerpo. Siempre que sospeches que tu mascota está infectada con este tipo de ácaros, llévalo al veterinario para consultar cuál sería el mejor tratamiento. El tratamiento más eficaz difiere según el ácaro involucrado, por lo que el diagnóstico del tipo de ácaro es crítico. Para evitar que el ácaro y la enfermedad se propaguen, revisa y trata a todos los perros que hayan estado en contacto con el afectado. Los perros que están en contacto cercano con perros callejeros, o aquellos que se mantienen cerca de otros perros en refugios de animales, perreras, instalaciones de aseo o en otros lugares, tienen un mayor riesgo de contraer sarna sarcóptica.

Una vez que tu perro se someta a tratamiento para estos dos tipos de ácaros, un sistema inmunológico saludable puede ayudar a prevenir la recurrencia del problema, por lo que es importante mantener a tu perro lo más cómodo y saludable posible durante todo el tratamiento. Esto puede incluir mantener un horario regular de alimentación y darle un lugar cómodo y limpio para dormir.

La sarna sarcóptica generalmente requiere un contacto cercano para pasar de un animal a otro. Estos ácaros tienen una capacidad bastante limitada para moverse en la distancia y no sobreviven mucho tiempo cuando no están en un animal huésped. Debes hacer lo mismo que harías para evitar extender otras enfermedades contagiosas como la gripe, y esto minimizará el riesgo de que tu mascota contraiga sarna sarcóptica. Evita poner a tu mascota en contacto cercano con grandes jaurías, especialmente cuando son cachorros o mascotas que conviven en grupo con otros animales.

Cuando se trata de una infestación de este tipo, llevar a tu mascota al veterinario es la mejor solución, ya que éste es un profesional que sabrá qué tratamiento aplicar, dependiendo del tipo de ácaro involucrado. Además del tratamiento ofrecido por el veterinario, también puedes consultar nuestro artículo sobre “Cómo eliminar la sarna o escabiosis” para obtener más detalles sobre cómo detectar y eliminar estos ácaros.

¿Tienes una pregunta?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

HAZ UNA PREGUNTA