Cómo prevenir las plagas de saltamontes

saltamontes caelifera como prevenir la plaga de

Dondequiera que encuentres hierba, también encontrarás saltamontes, y algunas de los cientos de especies de saltamontes que se encuentran en por todo el mundo constituyen una de las principales plagas del jardín. Los veranos fríos y lluviosos causan que muchos saltamontes sean víctimas de enfermedades, mientras que climas cálidos y secos puede provocar grandes dolores de cabeza al estimular la propagación de estos insectos. Cuando un enorme número de saltamontes se agrupan, se convierten en ‘’langostas’’, formando una nube de hasta cientos de millones de estos insectos. Las plagas de langosta pueden tener efectos devastadores en las poblaciones humanas, causando hambrunas y catástrofes. Se mencionan estas plagas tanto en el Corán como en la Biblia y también se los ha responsabilizado de las epidemias de cólera, como resultado de los cadáveres de langostas ahogadas en el mar Mediterráneo y su descomposición en las playas.

saltamontes caelifera como prevenir la plaga de

Deshacerse de ellos a mano no es práctico, porque con la ayuda de sus grandes ojos compuestos, los saltamontes te ven antes de que los veas.

Un saltamontes consume su peso en hierba o pasto diariamente, por lo que muchos los consideran una de las plagas más peligrosas cuando se trata de cereales, hortalizas, pastos y flores, ya que tanto los adultos como las ninfas mastican las hojas y los tallos de las plantas, y cuando una población adopta un comportamiento de enjambre (langostas), pueden destruir varios tipos de cultivos en un área extensa.

Encargarse de ellos durante su estadio larvario es la mejor manera de evitar una infestación a gran escala. Los saltamontes nacen en primavera y verano de huevos que se esconden debajo de la superficie del suelo. Tras la eclosión, se esconden en lugares protegidos con densa vegetación. Sin embargo, la mayoría de ellos son devorados por arañas, escarabajos, ranas u otros depredadores. Por tanto, si tienes islas de vegetación densa con hierbas mixtas y flores ubicadas en tu jardín o patio, y no las tratas contra los depredadores de saltamontes, te asegurarás de ofrecer refugio a éstos, que regularan de un modo ‘’natural’’ el número de saltamontes. Por lo general, a los saltamontes les gusta vivir en un entorno donde haya hierba, así que ten en cuenta que, si recortas toda la hierba de tu patio, se mudarán hacia la siguiente zona de hierba que encuentren, que puede ser tu jardín o huerto.

Debes asegurarte de que estos insectos no puedan alcanzar tus plantas, ya que los saltamontes hambrientos afectarán mucho tu jardín o huerto. Coloca telas livianas sobre las plantas, pero asegúrate de sostenerlas por encima de las plantas con aros o estacas, ya que un saltamontes hambriento conseguirá devorar la planta a través de la tela, si las hojas sobresalen o entran en contacto con la tela.

Repelentes naturales para usar en tu jardín o patio

Si tienes gallinas en el patio, déjalas sueltas, ya que les encanta alimentarse de saltamontes. Los patos, gansos y otras aves también devorarán estos insectos, aunque a su vez pueden dañar las plantas de tu jardín, por lo que debes prestar atención al tiempo que los dejas vagar por la zona. Las aves de corral pueden consumir más de 800 g de saltamontes por día. Si no tienes la intención de criar aves de corral para este propósito, puede intentar atraer aves como el mirlo, la alondra, la urraca, el cuervo, el halcón o el gorrión. Tales depredadores incluyen en su dieta saltamontes. A muchas aves que comen insectos les gusta cazar observando el movimiento desde una percha, por lo que dotar a tu jardín con enrejados, postes y otras estructuras verticales animen a las aves a colgarse y observar su presa, hará que estas se alimenten de forma más eficiente.

Los saltamontes son consumidores feroces de plantas verdes y su apetito puede causar una pesadilla para los jardineros y agricultores. Se sabe que los enjambres migratorios de langostas pueden devorar a una velocidad asombrosa todo a su paso, por lo que se consideran plagas peligrosas, capaces de diezmar los cultivos, causando serios problemas económicos en los negocios de los agricultores.

Puedes crear una barrera con hierbas altamente perfumadas, escogiendo aquellas que a los saltamontes no les gustan. Tales hierbas son la caléndula, el marrubio blanco, el cilantro, la salvia, el enebro, el jazmín y la lila. Tienen un efecto mayor si se plantan formando una cerca natural alrededor de tus otras plantas o huerto.

Siguiendo la estrategia del olor, también puedes usar algunos aceites naturales que repelen a los saltamontes y afectan su desarrollo, y aplicarlos en el jardín o huerto en primavera. El aceite más eficiente es el de ajo, diluido y aplicado en las plantas que se encuentran en tu jardín. El aceite de nim también tiene un efecto poderoso en estos insectos y también puede aplicarse diluyéndolo y rociándolo sobre las plantas. Este aceite puede llegar a esterilizar algunas especies que entren en contacto con él; sin embargo, los componentes del aceite de nim se destruyen cuando entran en contacto con la luz o el suelo, por lo que no afectan a las plantas. Esto convierte al aceite de nim en un efectivo pesticida natural, debido a su alta eficiencia y a que además es biodegradable, estando aprobado su uso en cultivos alimentarios.

También puedes plantar cilantro, guisantes o trébol en lugar de aplicarlos como spray, como una barrera alrededor de las valiosas verduras de tu jardín. Otra opción es esparcir harina blanca sobre las plantas, ya que se vuelve gomosa en la boca de los saltamontes y les impide masticar las plantas, llegando a provocar su muerte por inanición al no poder comer.

Otra forma natural de prevenir la incubación de los saltamontes es arar la tierra en otoño, cuando los saltamontes ponen sus huevos. Esto los disuadirá de elegir una tierra así, ya que no la considerarán óptima para la reproducción. Puedes dejar bordes de hierba sin cortar alrededor de tu propiedad, ya que los saltamontes acudirán allí y lo usarán como refugio, evitando que lleguen hasta tu patio o jardín. Si sientes que la población crece demasiado y está fuera de control, también puedes tratar estas áreas con insecticida, logrando matar una gran cantidad de insectos al mismo tiempo.

Se puede evitar que los saltamontes se conviertan en plagas mediante la manipulación de su entorno. La sombra provista por los árboles los echará atrás, así como la ausencia de hierba donde guarecerse. Es por ello que debemos eliminar las malas hierbas y parches de vegetación suelta en la tierra arada y los márgenes del campo, así como evitar su crecimiento en las zanjas y bordes de las carreteras. Conforme aumenta el número de saltamontes, es cierto que también suele aumentar el número de sus depredadores; pero esto rara vez ocurre lo suficientemente rápido como para paliar los daños que ocasionan las poblaciones de saltamontes.

¿Tienes una pregunta?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

HAZ UNA PREGUNTA