Cómo prevenir las plagas de gatos

gatos felis catus como prevenir la plaga de

Los gatos fueron domesticados para controlar plagas como ratones, ratas, aves y serpientes. Relativamente reciente ha comenzado su cría únicamente por su belleza, como animal de compañía. Ahora, los gatos se encuentran entre las mascotas más comunes; sin embargo, siguen siendo eficientes depredadores de aves o roedores en la casa. Los gatos domésticos son cazadores muy eficaces, tanto, que pueden convertirse ellos mismos en una plaga cuando hay numerosos pájaros que le sirvan de dieta. Los gatos son depredadores conocidos de muchos animales terrestres, pero también de aves que se alimentan en el suelo.

gatos felis catus como prevenir la plaga de

Se sabe que los gatos pueden llegar a exterminar una especie de ave en regiones específicas y que han contribuido a la extinción de poblaciones aisladas en islas. Se cree que son los principales responsables, aunque no los únicos, de la extinción de 33 especies de aves, y la presencia de gatos salvajes y de cría en libertad hace que algunos lugares no sean adecuados para el intento de reintroducción de especies avícolas en estos lugares.

Gatos domésticos – ¿Plaga o mascota?

Los felinos domésticos son depredadores sobre los que puedes tener cierto control. La forma de evitar que causen daños en la casa es esterilizándolos, ya que los gatos pueden tener muchas crías. Si deseas proteger la población de aves que se convierten en víctimas de los gatos, puede colocar una campana en el collar de éste. Esto ayudará a alertar al ave y le dará tiempo para escapar. A diferencia de algunos depredadores, el deseo de cazar de un gato no se suprime con una alimentación suplementaria adecuada. Incluso cuando es alimentado regularmente por personas, la motivación de un gato para cazar sigue siendo fuerte, por lo que continúa cazando por muy saciada que esté su hambre.

Los gatos también pueden causar mucho daño en los jardines, ya que cuando acechan a su presa y corren para atraparla, arruinan las plantas que hemos cultivado. También utilizan jardines o tierra blanda como cajas de arena, para lo cual puedes aplicar una solución de amoníaco que hará que dejen de usarlo como tal, debido a que los gatos detestan su olor.

Un nuevo estudio del Instituto Smithsonian y del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE. UU. reveló que, entre los gatos callejeros y los gatos que se tienen como mascotas en los EE. UU. matan aproximadamente 2.400 millones de aves y 12.300 millones de mamíferos cada año, como la rata parda. Aunque los gatos cambian de presa según su disponibilidad, siguen teniendo un impacto tremendo en la población de sus presas. Los depredadores naturales generalmente no pueden mantenerse y crecer cuando se reduce el número de sus presas, pero los gatos domésticos y los callejeros son un caso diferente, ya que independientemente de sus presas son alimentados y mantenidos por el ser humano, lo que los convierte en un depredador incansable y siempre en aumento.

Gatos salvajes – Controlar el riesgo de infestación

Los gatos salvajes viven, cazan y se reproducen en la naturaleza. Tienen una anatomía perfecta, unos sentidos agudos y una excelente coordinación que los hace perfectos para acechar y capturar presas. Los gatos salvajes necesitan grandes cantidades de carne fresca para sobrevivir y reproducirse. Se alimentan principalmente de pequeños mamíferos, aves, lagartijas e insectos. Alrededor de 80 especies en peligro y amenazadas están en riesgo de depredación de gatos salvajes en Australia, por ejemplo.

Podemos asumir fácilmente que los gatos salvajes, que subsisten casi por completo de las presas que cazan, son responsables de más muertes de animales que los gatos domésticos o vagabundos que son alimentados por humanos o que subsisten con desechos humanos.

La depredación tiene un efecto directo sobre la supervivencia de la presa, pero también puede tener efectos indirectos. Los gatos domésticos pueden competir con los depredadores naturales por sus presas. A diferencia de muchos otros depredadores, los gatos domésticos no protegen ni defienden estrictamente sus territorios y, por lo tanto, ocupan densidades mucho más altas en colonias que pueden crecer hasta varias docenas de animales. Como los gatos son alimentados por humanos y están vacunados contra las enfermedades, son más fuertes y pueden ser superiores en la competencia con otros depredadores salvajes. Sin embargo, dependiendo del tamaño de la presa y la dificultad de captura, esto puede influir en gran medida en los intentos de depredación por parte de los gatos, ya que los gatos urbanos evitan enfrentarse a ratas grandes, por ejemplo.

Los gatos salvajes son más difíciles de controlar y prevenir. Sin embargo, si tienes un gato, hay pasos fáciles que debes tomar para minimizar el impacto de tu mascota en la vida silvestre local. Mantenerlo en casa durante la noche puede reducir a la mitad las muertes que produce. Los gatos también deben usar un collar con un cascabel o, mejor aún, un beeper que produzca tonos agudos, que no molesta a los gatos, pero alerta a las aves sobre su presencia. La esterilización detiene la procreación de los gatos y los vuelve menos propensos a vagar y cazar.

Impacto en la salud causado por los gatos

Los gatos domésticos pueden servir como huéspedes para numerosas enfermedades que afectan a otros animales y a los humanos, como la enfermedad por arañazo de gato, el moquillo, la histoplasmosis, la leptospirosis, las paperas, la peste, la rabia, la tiña, la salmonelosis, la toxoplasmosis, la tularemia y varios endoparásitos y ectoparásitos. Estas enfermedades pueden ser transferidas a especies silvestres que entran en contacto con gatos domésticos; como los gatos salvajes y vagabundos, en cuyas poblaciones, más vulnerables al no estar vacunadas, estas enfermedades suponen una amenaza. Del mismo modo, los gatos domésticos pueden adquirir numerosas enfermedades de la vida silvestre y transmitirlas a sus dueños humanos.

Para hacer lo posible por minimizar el efecto de tu gato en los animales salvajes, aquí hay algunas medidas que los dueños responsables deben llevar a cabo:

Mantén a tu gato en casa durante la noche o, incluso mejor, déjalo en un lugar seguro al aire libre y anima a los vecinos que poseen gatos a hacer lo mismo. Al hacer esto, puedes reducir a la mitad la cantidad de presas que asesina tu gato en un sólo día;

Esterilizar o castrar los gatos entre las 8 semanas y los 4 meses de edad; De esta manera, evitarás tener que lidiar con muchos gatitos, ya que las hembras pueden tener de dos a tres camadas por año, con 3 a 5 gatitos por camada;

Ayudar a la reducción de modo humanitaria, mediante adopción o refugio, de los gatos callejeros y salvajes;

Coloca a su gato con un collar con cascabel; éste alertará a las aves y les dará ventaja y una oportunidad para escapar del sigiloso ataque del gato;

Da juguetes a tu gato; Mantenlo ocupado y bríndale la oportunidad de ejercer su impulso de caza y ataque a través del juego;

Alimenta a los pájaros en tu jardín; Si tienen una fuente de alimento estable y localizada, vendrán y se alimentarán en grupos, lo que les ayudará a estar más alertas contra los gatos del vecindario.

Si necesitas más detalles sobre cómo repeler o controlar la expansión de los gatos callejeros de tu vecindario, visita nuestro artículo sobre “Cómo librarse de los gatos”, que aborda este tema.

¿Tienes una pregunta?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

HAZ UNA PREGUNTA