Cómo eliminar los gatos

gatos felis catus como eliminar los

Los gatos no suponen realmente ningún peligro. No invaden las casas como los insectos y no afectan a los cultivos como las aves. Sin embargo, hay casos en que los gatos no son bienvenidos alrededor de la casa. Si son gatos con dueño, en general no serán un problema. Pero si se trata de gatos callejeros o silvestres, éstos pueden ser una molestia incluso para los gatos domésticos.

Los gatos callejeros pueden entrar en contacto con tu gato doméstico, reproducirse y contagiarles enfermedades. También pueden atacar, ya que no están tan acostumbrados a la presencia humana como los gatos domésticos. Puedes reconocer un gato furioso fijándote en su lenguaje corporal. Un gato enojado mantiene su cola rígida y en alto, las orejas hacia atrás, el pelo alrededor del cuello erizado para parecer más feroz y emite un maullido muy agudo, a la vez que mantiene el cuerpo tenso – todas estas señales indican que el gato está nervioso, asustado o en un estado de malestar y que su reacción será violenta. Especialmente durante el celo los gatos pueden ser muy ruidosos y tensos, independientemente de si están o no domesticados.

gatos felis catus como eliminar los

Repelentes para el control de Gatos:

Los repelentes dependen en gran medida de la creación de sensaciones desagradables estrictamente para los animales o insectos a los que se dirigen, ya sea imitando las características de un depredador natural, o simplemente manteniendo la plaga a distancia.

Para librarte de los gatos callejeros que merodean por la zona donde vives, debes tener en cuenta varios puntos.

Alimentar a los gatos callejeros hará que regresen a tu propiedad y aumentará la población de gatos. Si quieres alimentar a gatos sin hogar asegúrate que lo haces lejos de tu casa. Manteniendo una distancia entre tu casa y los gatos, se reduce el riesgo de tener un gato que vuelva por comida o incluso un grupo de gatos congregados en tu puerta.
Asegúrate de eliminar cualquier fuente de alimento alternativa. Asegúrate de que la basura no sobrepasa el cubo, y mantén el contenedor cerrado con tapa hermética, asegurándote así que los gatos no tengan acceso a una fuente de alimento alternativa.

Aparte de comida, los gatos buscan refugio, un lugar seco y caliente donde puedan dormir. Asegúrate de no proporcionarles este tipo de espacio donde asentarse, de esta manera se marcharán a otra parte. Cerca la zona baja del porche y asegúrate que la puerta del cobertizo o establo esté ajustada. Cubre cualquier pequeña abertura que haya bajo porches, terrazas o cimientos. Asegura también las puertas y ventanas, ya que los gatos tienden a transportar sus crías a un lugar más caliente y seguro, y podrías encontrarte la sorpresa de una camada de gatos en tu trastero. Comprueba las áreas donde se reúnen los gatos, porque podría convertirse en su próximo refugio.

Puedes espantar a los gatos de tu propiedad usando repelentes naturales. Tener un perro ayuda en este sentido, pues ver y escuchar los ladridos de este enemigo natural hará a los gatos huir de tu propiedad. Si prefieres otros métodos, puedes instalar en el jardín y el patio, aspersores con sensor de movimiento. Dado que a los gatos no les gusta el agua, permanecerán fuera de esta zona y no dañarán las flores y plantas de tu jardín.
También puedes espolvorear pimienta alrededor de tu casa. Los gatos sentirán el picor mientras se lamen las zarpas para acicalarse, por lo que evitarán la zona que les causó esto. A los gatos les molestan especialmente los aromas cítricos, así que puedes utilizar cáscara de naranja y limón para mantenerlos alejados.

Trampas para el control de Gatos:

Las trampas se utilizan para controlar o reducir la población de insectos u otras plagas. Se pueden usar contra insectos rastreros, insectos voladores, ratones, ratas, gatos, perros, serpientes u otras plagas. Las trampas mecánicas son ideales, ya que se pueden utilizar de forma repetitiva.

Para capturar gatos salvajes o vagabundos, puedes utilizar jaulas diseñadas para ello. Coloca la jaula cerca del lugar donde los gatos se alimentan regularmente, tápala con una manta y pon atún, sardinas o comida para gatos como cebo. Coge el gato y llévalo a un veterinario para que sea castrado. Esta es la forma más humanitaria de hacer que paren de reproducirse y controlar la población local de gatos. Ten en cuenta que, al llevar a un gato al veterinario, te responsabilizas también de llevarlo de vuelta a casa contigo, hasta estar seguro que está suficientemente curado como para volver a vivir en la calle.
Nunca liberes a un gato que está herido o anestesiado en la naturaleza (al aire libre). Cuando lo liberas, es mejor hacerlo en el mismo barrio. Teniendo en cuenta que el animal está traumatizado, será mejor para él estar en un lugar conocido. Además, los machos, incluso si están castrados, ayudarán a mantener alejados a los machos ajenos a su colonia, haciendo así que las hembras que no hayan sido esterilizadas no tengan la oportunidad de aparearse.

Si deseas utilizar repelentes químicos, puedes elegir uno basado en olores repulsivos para los gatos. Dicho tratamiento debe repetirse varias veces para asegurarte de que los gatos cesan en su empeño de visitar la zona de nuevo. El aspecto negativo de este tratamiento es que algunos gatos pueden acostumbrarse a los olores y volverse resistentes, haciendo que el tratamiento ya no sea útil.

¿Tienes una pregunta?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

HAZ UNA PREGUNTA