Cómo eliminar los ácaros del polvo

acaros del polvo dermatophagoides pteronyssinus como eliminar los

Los ácaros del polvo son arácnidos muy pequeños, pero que pueden provocar un gran impacto en tu vida. Debido al hecho de que los ácaros del polvo se propagan causando alergias con facilidad, es bastante incómoda su presencia en el hogar. Pueden multiplicarse rápidamente, las hembras ponen hasta 100 huevos en sus 80 días de vida, de modo que el crecimiento de la población los puede transformar rápidamente en una plaga. Normalmente, los ácaros se alimentan de la piel muerta de los animales y humanos, por lo que no muerden. Sin embargo, el aspecto negativo de su presencia, las alergias que causan, provienen de sus heces y de las sustancias que se encuentran en ellas. Estas alergias pueden causar síntomas como estornudos, picazón, respiración con silbido, hormigueo en los ojos, erupciones e incluso congestión en el pecho. Es importante deshacerte de los ácaros del polvo, especialmente si eres propenso a tener estas alergias.

acaros del polvo dermatophagoides pteronyssinus como eliminar los

Medidas de control en la casa

Puede ser difícil encontrar los ácaros del polvo ya que son casi invisibles a simple vista, pero su presencia se desvelará por las reacciones alérgicas que provocarán. Especialmente en otoño e invierno, cuando las ventanas están cerradas, su presencia se vuelve más evidente debido a su mayor densidad. Además, en habitaciones mal ventiladas o con humedad y temperaturas altas, los ácaros del polvo se multiplicarán, haciendo su presencia evidente.

Humo insecticidas pára el control de Ácaros:

Los insecticidas en humo se utilizan principalmente junto con un insecticida de contacto. Mientras que el humo irrita las plagas y las hace salir de su escondite, entran en contacto con la solución pulverizada, que luego las elimina.

Puedes luchar contra ellos con métodos de control, a la vez que mantienes un alto nivel de limpieza en toda la casa. Dado que los ácaros preferirán habitaciones como los dormitorios, ten mucho cuidado al limpiar éstas. La cama en sí misma es uno de sus hábitats principales, ya que les encanta la superficie húmeda y cálida de un colchón. Si descubres que te enfrentas a una infestación de ácaros, lo más importante es lavar la cama a fondo. El área donde se concentra la mayoría de los ácaros será siempre la cama y el colchón, y lavando la ropa de cama a altas temperaturas eliminarás tanto a los adultos como a sus huevos. También puedes usar un secador caliente, ya que esto acabará con los ácaros que han sobrevivido al ciclo de lavado. Si tus cojines y almohadas tienen más de dos años, puedes considerar reemplazarlos, porque pasado este tiempo se llenarán de ácaros del polvo, causando alergias.
Debido a que los colchones son más difíciles de lavar, es mejor envolverlos con fundas anti-alergénicas. Cubrirlos con plástico es también efectivo, ya que los ácaros no pueden perforarlo. Un protector de colchón actuará como barrera entre tú y las heces de ácaros, así como la materia en descomposición de sus cuerpos. También te protegerá de los alérgenos que se encuentran en las áreas donde hay muchos ácaros del polvo. También puedes cambiar los cojines y almohadas clásicos de plumas con unos sintéticos hipoalergénicos. Éstos serán más fáciles de limpiar, ventilar e incluso lavar.

También es importante ventilar constantemente la ropa de cama, ya que a los ácaros les encanta el entorno húmedo que ofrecen. En lugar de hacer la cama por la mañana, puedes dejar las almohadas y sábanas al aire y así prevenir el desarrollo de los ácaros del polvo. Además de la ventilación de las sábanas, debes controlar la temperatura y la humedad dentro de la casa. Ventila las habitaciones todos los días y usa un deshumidificador si es necesario. Los ácaros del polvo prefieren temperaturas entre 24 ° C y 27 ° C y una humedad del 70-80%. El mantenimiento de una temperatura diferente o un nivel distinto de humedad no los matará, pero hará que se sientan incómodos y su propagación se ralentizará. Intenta mantener la humedad alrededor del 50% y asegúrate de que el aire fluya constantemente en toda la casa.

La limpieza es también muy importante. Evita tener mascotas en el interior y si tienes un perro o un gato, trata de no meterlos en el dormitorio, ya que originan aún más material para la alimentación de los ácaros que las personas. Cepilla a tu mascota antes de meterla en casa, ya que así te desharás de los ácaros y otros insectos que se refugian en su pelaje, como los piojos. Pasa la aspiradora por la casa constantemente, para eliminar no solo los ácaros adultos, sino también sus huevos, más pequeños. El mejor tipo de aspiradora sería uno con filtro de aire de alta eficiencia (HEPA), conocido como el más eficaz en la lucha contra estas criaturas microscópicas. Si tienes alfombras viejas, debes considerar sustituirlas por linóleo, parqué o losas. Las alfombras representan un sitio perfecto de reproducción para los ácaros del polvo y eliminar un entorno así sería una muy buena medida. Si no puedes reemplazarlas, puedes tratarlas con tierra de diatomeas. Rocía este polvo orgánico sobre ellas, déjalo que repose para asegurarte de que los ácaros entran en contacto con él y luego aspira bien las alfombras. Puedes usarlo también sobre colchones, ropa de cama y camas para mascotas. Déjalo actuar durante varias horas o incluso durante toda la noche, luego aspira todo para eliminar los ácaros adultos y sus huevos. Las agujas afiladas de las algas fosilizadas perforarán el exoesqueleto de los ácaros y causarán su muerte por deshidratación. La tierra de diatomeas es segura para los seres humanos y se puede utilizar alrededor de las mascotas, ya que es un polvo de origen biológico no dañino para ellos, además de ser ampliamente usado en la lucha contra muchos tipos de insectos que se encuentran alrededor de la casa. El bicarbonato de sodio puede ser utilizado de la misma manera que la tierra de diatomeas, dado que tiene un efecto similar y matará a los ácaros de las alfombras y colchones.

Una vez que te hayas ocupado de las alfombras de tu casa, no te olvides de las cortinas, los muebles y cojines, que también pueden causar problemas. Teniendo en cuenta que sus tejidos retienen la humedad y el polvo, los ácaros pueden encontrar refugio en los cojines o cortinas. Al correr o descorrer las cortinas, o cuando uno se sienta en un cojín infestado de ácaros, todos los alérgenos y desechos serán golpeados y se liberarán en el aire. Cuando limpies el polvo de la casa, asegúrate de usar un paño húmedo, ya que uno seco solamente agitará el polvo y los restos de la suciedad, haciendo los alérgenos volar por el aire. Para la limpieza de las cortinas, cojines, muebles y juguetes de peluche se puede utilizar un aparato de limpieza a vapor, debido a que la alta temperatura eliminará los ácaros adultos y sus huevos. Los limpiadores a vapor son la mejor solución para los artículos que no se pueden meter en la lavadora. Además de matar ácaros, también elimina las bacterias, lo cual es otro aspecto positivo. Ventilar los juguetes de peluche también puede ayudar, o si tienen el tamaño adecuado, se pueden poner en una bolsa de plástico y mantener en el congelador durante al menos 24 horas. Las temperaturas bajas matarán a los ácaros, al igual que las altas temperaturas.
Evita el desorden en la casa. Elimina los objetos innecesarios donde se acumula el polvo y mantén las superficies limpias. El polvo se encuentra fácilmente en adornos, marcos o pilas de libros. Lo mismo se aplica a las tapices y cojines decorativos. El polvo y los ácaros se acumularán fácilmente y tendrás que limpiar varios lugares y objetos alrededor de la casa. Mantenla lo más diáfana posible, ya que esto te ayudará a limpiarla más fácil y rápido. No te olvides de limpiar el polvo de tus plantas, ya que se acumulará fácilmente en sus hojas. Incluso puedes optar por tener plantas consideradas como purificadores de aire, como el Lirio de la paz,el potos, los Philodendron, las Gerberas, la Palmera Bambú y las dracaenas.

Cómo tratar las reacciones alérgicas

Incluso si consigues implementar la mayoría de los métodos descritos anteriormente y, por lo tanto, logras mantener bajo control las poblaciones de ácaros del polvo, es posible que nunca puedas deshacerte completamente de estas pequeñas plagas. Si eres una persona particularmente sensible, encontrarás que sufres reacciones alérgicas ocasionales. En este caso, te recomendamos que te pongas en contacto con un médico. Lo más probable es que te recete medicamentos (ya sea en forma de tabletas, aerosoles, etc.), para reducir la inflamación, junto con otros síntomas, dependiendo de la alergia y de cómo se manifieste. Como puedes ver, esta solución solo tiene el fin de tratar el efecto de la alergia, hacer que los síntomas sean más soportables y hacer la vida más fácil y agradable.

El único método de tratamiento actual que se dirige a la causa de la alergia se llama inmunoterapia con alérgenos, también conocida como desensibilización o hipersensibilización. Esto implica una exposición gradual a las dosis estándar de alérgenos (en este caso, los ácaros del polvo de la casa, administrados subcutáneamente o sublingualmente) que aumenta progresivamente. Con el tiempo, tu cuerpo desarrollará tolerancia al alérgeno en cuestión y no reaccionará tan violentamente en su presencia. Los estudios han demostrado la eficacia de este tratamiento, alegando una tasa de éxito del 70%. Aunque es un tratamiento a largo plazo (los pacientes se pueden considerar “curados” solo después de 3 años), los pacientes informaron mejoras significativas desde el primer año. Los efectos secundarios son raros y en gran parte inconsistentes, tratándose solo de pequeños problemas digestivos que ocurren en las primeras semanas de tratamiento y que desaparecen inmediatamente después. Por lo tanto, el único problema real que puede obstaculizar el tratamiento es el paciente mismo; Si pierdes la paciencia o la esperanza y renuncias antes que el tratamiento haga efecto o se realice completamente, ya sea porque aún no se han visto resultados o porque consideras que ya estás curado, la alergia puede volver y el tiempo y el esfuerzo invertido serán en vano.

Como ya hemos mencionado, antes de elegir qué tipo de acción usar dependiendo de las alergias y las opciones de tratamiento, te recomendamos encarecidamente que consultes a un especialista médico. Incluso si todos los cambios que tienes que hacer en la casa te parecen costosos, no olvides que es más saludable comer, dormir y vivir en un ambiente limpio y fresco. Si te aseguras de que tu casa esté completamente desinfectada en cualquier momento, no habrá problemas, como infestaciones de ácaros del polvo. Para evitar la infestación de ácaros, lee nuestro artículo “Cómo prevenir las plagas de Ácaros” y descubre más formas de mantenerlos a raya.

¿Tienes una pregunta?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

HAZ UNA PREGUNTA