Cómo eliminar las abejas

abejas anthophila como eliminar las

Las abejas son pequeños insectos voladores pertenecientes al orden Hymenoptera, que agrupa las más de 20.000 especies y 7 familias conocidas. Pese a estar estrechamente relacionadas con las avispas y las hormigas, éstas no son tan peligrosas y, en general, son consideradas beneficiosas, siendo apreciadas por el importante papel que desempeñan en la polinización de las flores y la producción de miel, cera, jalea real y propóleos.

abejas anthophila como eliminar las

Aun así, las abejas son capaces de picar cuando se consideran en peligro, y nadie exponerse a las picaduras de abejas, especialmente aquellos que son alérgicos.

Cómo identificar correctamente a las abejas

Como en la mayoría de plagas, el primer paso en el tratamiento es identificar exactamente a qué tipo de plaga nos enfrentamos. En el caso de las abejas, se pueden confundir fácilmente con las avispas, avispones, véspulas y tábanos, que son insectos picantes mucho más peligrosos, que se parecen, y se comportan como las abejas. En caso de picadura, debes saber qué tipo de insecto te la causó, para administrar el tratamiento adecuado. Además, para la prevención y erradicación, es muy importante saber con qué tipo de insecto estás lidiando, de modo que sigamos los pasos correctos para ese caso.

Deberás observar cuidadosamente los insectos, desde una distancia segura, especialmente si eres alérgico a ellos. Recuerda que una colonia de abejas se compone generalmente de 8.000 a 60.000 abejas. También ten en cuenta que las abejas tienden a reunirse alrededor del nido al amanecer y al atardecer, al salir y volver a la colmena, por lo que sería mejor evitar estos períodos de actividad. Si decides inspeccionar la colonia por la noche, cuando las abejas están menos activas, debes utilizar una luz roja en lugar de una brillante, ya que éstas irritan y molestan a las abejas.

Además, debes pisar suavemente cuando estás cerca de una colmena porque las vibraciones de los pasos también les molestan.

Otra cosa a tener en cuenta es que, si los insectos tienen un color anaranjado–marrón con cuerpos peludos, se tratan de abejas melíferas. Estas no pican y por lo tanto son menos peligrosas que otras especies de abeja; por tanto, a menos que estén muy cerca de tu hogar y sean molestas, quizá prefieras dejarlas donde están, dado que las abejas ayudan a polinizar al menos el 80% de los cultivos de los cuales dependen nuestras vidas. Las avispas pueden ser también útiles, al funcionar como una medida de control de plagas para proteger de otros insectos tus cultivos, jardines y plantas ornamentales.

Si has notado la presencia de más abejas de lo normal en tu patio o jardín, lo mejor es comprobar si ha aparecido una nueva colonia en tu propiedad. Normalmente anidan en huecos de árboles, vallas, bajo los aleros de las casas, en áticos, grietas en los muros, cobertizos para animales o cualquier otro sitio que les ofrezcac amplio espacio para el crecimiento de las larvas y las proteja del mal tiempo. Es necesario localizar el nido de abejas, ya que dependiendo de si su posición está en el exterior o en el interior de la casa, se establecerán las medidas adecuadas para su eliminación.

Tipos de plagas de abeja

Saber el tipo de plaga que tienes te ayudará a determinar las medidas a tomar, así como la presteza con la que debes reaccionar para librarte de la infestación. Ten en cuenta que cuando lidias con una colmena, tienes que llevar ropa voluminosa, que te proteja de las picaduras de abeja cuando destruyas la colmena. La única manera de limpiar tu casa de abejas es eliminarla por completo. Esta peligrosa tarea requiere de las herramientas y estrategia adecuadas.

Si encuentras un grupo de abejas melíferas o abejorros al aire libre, del tamaño de una pelota de fútbol, ​​quiere decir que se trata de un enjambre. Esto sucede cuando las abejas deciden crear una nueva colonia. Aproximadamente la mitad de las abejas del nido original vuelan en enjambre buscando un nuevo lugar para construir su nido. En tanto no tengan un hogar que proteger, no serán agresivas y debemos dejarlos estar, a menos que sean una amenaza. Molestándolas en esta etapa sólo lograrás que las abejas se defiendan, por lo que lo mejor es mantenerse lejos del enjambre, ya que seguramente ellas mismas se marcharán si no encuentran un lugar adecuado para construir su colmena.

Una colmena supone más problemas que un enjambre. Ésta puede afectar a tus actividades al aire libre o en el jardín, ya que las abejas han plantado allí su hogar y por lo tanto serán propensas a protegerlo si se sienten en peligro. Si ves abejas entrando y saliendo de la cavidad de un árbol, significa que tienes una infestación. Las colonias de abejas melíferas pueden encontrarse en los huecos de los árboles, troncos, o incluso en los postes de cercas. Si bien es raro para las abejas melíferas construyan una colmena dentro de una casa, se sabe de casos donde lo han hecho en áticos, paredes o espacios reducidos, que no habían sido sellados. Las abejas obreras son conocidas por picar cuando son provocadas, y aunque mueren después de esto, debido a que la aguja se queda en el cuerpo de la víctima, no evitan este sacrificio, especialmente cuando sienten la necesidad de proteger a la reina. Expulsar a las abejas que han entrado en tu casa debe ser una prioridad, ya que debes asegurarte que tu casa es segura, especialmente si hay algún miembro de la familia que es alérgico a las picaduras.

Si tratamos con abejas carpinteras, puedes reconocerlas por las madrigueras que hacen en las superficies de madera para construir galerías en las que criar abejas jóvenes. Estas abejas no comen la madera a través de la cual construyen sus túneles. Los puntos de entrada a sus madrigueras pueden encontrarse en aleros, vigas y áticos, cerca de los árboles, postes de teléfono o postes de cercas. Desde ese punto de entrada, crean galerías (similares a túneles cortos), donde cuidan a sus crías. Las abejas hibernan en estas galerías durante los meses de invierno. Aunque no causarán mucho daño al principio, cuanto más aumenten en número, las abejas carpinteras excavarán más nidos en la estructura. También derramarán polen alrededor de la entrada, ya que lo transportan para alimentar a las larvas. Esto puede causar manchas en las superficies de madera. Aunque a veces siguen a la gente, raramente pican, ya que sólo pueden hacerlo las hembras, que recurren a ello sólo para proteger su colmena en caso de ataque.

Los abejorros se encuentran con mayor frecuencia en los campos, bosques y parques. Éstos hacen la miel del polen que recogen y la utilizan durante los meses de invierno, cuando no hay otros alimentos disponibles. Sin embargo, el ser humano no puede comer la miel producida por los abejorros. Los abejorros construyen sus colmenas a nivel del suelo, pudiendo encontrarse en los agujeros abandonados de los pequeños roedores, bajo establos o en pilas de abono. Los abejorros también hacen colmenas en los árboles o en las casas-nido para pájaros. Sus colmenas son mucho más pequeñas que las de las abejas, con un promedio de 400 abejorros, frente a 50.000 en el caso de las abejas. Entre los abejorros, tanto las abejas obreras como la reina, tienen la capacidad de picar, aunque lo hacen sólo cuando son atacadas o provocadas. A diferencia de las abejas melíferas, un abejorro puede picar varias veces y sobrevivirá después de la picadura.

Repelentes naturales y otros métodos de eliminación

Dependiendo del tipo de abeja y del tipo de infestación, tendrás que aplicar un método de eliminación en concreto. Algunos métodos naturales de eliminación de abejas son:

Una mezcla de vinagre con agua aplicada sobre la colmena. Hacer esto por la noche cuando las abejas duermen y usar siempre traje protector. Para más efectividad, pulverize las áreas donde se reúnen las abejas, como flores, plantas y arbustos; y repita la acción hasta que no vea actividad alguna.

Un spray con una mezcla de jabón detergente con agua, pulverizada sobre la colmena y demás áreas afectadas, puede ser tan efectivo como la solución con vinagre. De nuevo, recuerda llevar el traje protector en todo momento.

Mezcla aceite de menta o aceite de árbol de té con champú sin aroma para bebés y rocía las superficies alrededor de la casa o del jardín, de este modo el olor y la consistencia de la mezcla no permitirán a las abejas acercarse a estas áreas.

Planta algunas plantas de menta alrededor de la casa o colócalas en el alféizar de la ventana para mantener las abejas alejadas, ya que no les gusta el olor de esta planta.

Rocía canela alrededor de la colmena diariamente durante al menos una semana. El olor hará que las abejas se muden a otra parte.

Coloque tazones no muy profundos, con zumo de frutas o agua azucarada lejos de tu casa, para que las abejas sean atraídas allí.

Espolvorea generosamente ajo en polvo por las zonas del exterior donde las abejas se reúnen: esto las mantendrá a distancia.

Enciende velas de citronela para crear un olor que mantiene las abejas alejadas.

Usa aceite de lavanda, aceite de jojoba, aceite de citronela y aceite de árbol de té. Mézclalos en un spray para repeler a las abejas carpinteras.

Las abejas que anidan en el suelo suelen trasladarse a otro lugar cuando se mojan sus colmenas, por lo que un método puede ser pulverizar repetidamente agua sobre éstas.

Cuelga bolas de naftalina cerca de la colmena, el olor las mantendrá lejos de allí.

También puedes optar por mover la colmena, si es posible. Esto resulta más fácil si la colmena está construida sobre un árbol y se puede cortar la sección que la contiene y llevar la colmena a un lugar aislado, lejos de tu hogar. También puedes utilizar una máquina de humo para fumigar la colmena, adormeciendo así a las abejas y haciendo más fácil su traslado. Si eliges esta opción, hazlo a principios de año, cuando el número de abejas es más bajo. Asegúrate de llevar equipo de protección, ya que las abejas probablemente se alterarán por el corte alrededor de la colmena.

Una vez eliminadas las abejas, asegúrate de tomar medidas para evitar que vuelvan. Sella los agujeros de las paredes exteriores de tu casa, elimina cualquier resto de miel o de cera de abejas, ya que el olor dulce atraerá no sólo a otras abejas sino también a otros insectos diferentes, que querrán alimentarse. En cuanto al jardín, planta flores menos fragantes para evitar que las abejas sean atraídas por esa zona. Además, tala los árboles con el fin de reducir las flores que producen, manteniendo así a las abejas a raya.

Las abejas rebuscan comida, generalmente pólen. Las abejas melíferas pueden, de hecho, viajar a varios kilómetros de distancia de la colmena cada día, en busca de fuentes de alimentación. Aunque en principio necesitan pólenes, las abejas se sienten también atraídas por los alimentos dulces. Estos incluyen cosas como helado, frutas y zumos. Una forma de asegurarse de que no son atraídas cerca de tu casa es eliminar estas fuentes de comida. Esto puede significar sacar la basura más a menudo, limpiar los contenedores regularmente y minimizar los envases de comida abiertos cuando estás al aire libre.

Para las abejas carpinteras, otra opción es asegurarte que todas las superficies exteriores de madera están pintadas o tratadas. Las abejas carpinteras prefieren la madera sin pintar, y es menos habitual que aniden en otras superficies.

Para más detalles sobre los métodos de prevención, puedes leer nuestro artículo “Cómo prevenir las plagas de Abejas.”, donde encontrarás más detalles sobre cómo mantener tu casa a salvo de todo tipo de abejas.

¿Tienes una pregunta?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

HAZ UNA PREGUNTA